¿De qué barriga nací yo?

No te rindas, por favor no cedas

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda y se calle el viento

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

Mario Benedetti

Jamás pensé que las redes sociales llegarían a conectarme con tanta gente, llegarían a hacerme descubrir historias tan bonitas, historias de superación, de amor incondicional, historias que se plasman en papel y salen llenas de amor.

Hoy os traigo algo muy bonito, algo muy especial, quizá de lo más especial que he publicado en el blog.

Una historia de amor, de superación, una dura situación que ha inspirado un álbum ilustrado maravilloso y que quiero compartir con todos vosotros y para ello tengo el privilegio de contar con ella, con Virginia, con su autora.

Un cuento imprescindible para ayudar a comprender a los más pequeños de dónde vienen, que no todos los niños y niñas han llegado al mundo de la misma manera, ya que como bien nos dice Virginia, el modelo de familia ha cambiado y debemos dar visibilidad a todas las familias.

¿Os apetece descubrirlo? ¿Os apetece conocer a Virginia y su historia?

Acompáñanos en este viaje…

Me llamo Virginia del Río soy periodista y ¿De qué barriga nací yo? es mi primera creación literaria. 

Este álbum ilustrado infantil, explica de una manera bonita y sencilla que no todos los niños han llegado a su familia de la misma manera.

Los seis protagonistas infantiles y yo cruzamos nuestras vidas de casualidad, cuando intenté explicarle al hijo de unas buenas amigas cómo había llegado al mundo. Al leer lo que había escrito, me di cuenta de que tenía entre mis manos una historia preciosa y una bonita oportunidad: la de visibilizar la realidad de que no todos los niños han llegado a su familia de la misma manera, y así normalizar las distintas situaciones y estructuras familiares.   

En ¿De qué barriga nací yo? se exponen con claridad los diferentes modos que tenemos para llegar a nuestra familia. A través de los protagonistas y sus historias, se hace un retrato de la sociedad actual, donde existen niños que han llegado a su hogar a través de la adopción, la reproducción asistida, la gestación subrogada o la gestación espontánea. ¿De qué barriga nací yo? es un modo de incluirlos a todos, sin excepción. Las ilustraciones son de Juncal Horrillo, con quien encontré una conexión inmediata. Ella ha sido la encargada de ponerle alma, con muchísima precisión, a mis personajes y a las historias.

Además, esuna herramienta didáctica y pedagógica útil para explicar a todas las niñas y los niños que existen diferentes maneras de gestación y en qué consisten. Actualmente, está publicado en castellano y catalán.

El modelo familiar ha evolucionado mucho y era necesario un cuento que plasmara esta realidad sin prejuicios. Coco, Pepa, León, Uriel, Aimé y Lucía saben que los niños y las niñas pueden venir de muchas maneras, que es importante de dónde vienen pero, sobre todo, a dónde llegan, y que sus familias los quieran y los respeten mucho. Todos sienten que tienen las mejores familias del mundo, porque familia son aquellas personas que te cuidan, te aman y te quieren en su vida, sin importar nada más que el amor.

Virginia del Río, autora

Gaditana de nacimiento, soy 
periodista, redactora y guionista de televisión. He trabajado durante años en diferentes programas de televisión nacionales, entre ellos algunos para público infantil.

En 2018 creo el blog Tengo una estrella, desde donde comparto la experiencia del duelo perinatal. Desde entonces, lucho para dar voz a las familias que han vivido la muerte de un hijo y las emociones que surgen después de un hecho tan doloroso, dando visibilidad y tumbando el tabú que existe ante un duelo tan desconocido y desautorizado.

Comprometida con los derechos y la protección de la infancia, con ¿De qué barriga nací yo? pretendo colaborar para normalizar las distintas realidades familiares que nos rodean y contribuir así a erradicar el acoso escolar.

Espero y deseo que ¿De qué barriga nací yo? sea un peldaño más para normalizar que no hay una sólo forma de llegar a nuestro hogar, y que es el amor lo que pone a funcionar el mundo, sea como sea y venga de donde venga.


En el siguiente 
vídeo, presento el cuento.

Si os ha gustado el cuento, ya os adelanto que es una maraviila, aquí tenéis algunos sitios donde se puede comprar el libro en castellano:

Carambuco ediciones

Casa del Libro

Fnac

Amazon

Popularlibros

Librería Rayuela

Agapea

Todos tus libros

Y algunos sitios donde comprar el libro en catalán:

Abacus

Casa del Libro

Amazon

Fnac

Imosver

Os animo a conocer esta historia, os animo a conocer a su autora y desde aquí, os animo siempre a leer a los más pequeños, porque leer es una puerta a la magia, a la fantasía y a la conexión con nuestros niños y niñas

Gracias Virginia por esta maravilla que has escrito y que hoy nos has querido hacer llegar, gracias por confiar en Mami Me Mima y abrirte a nosotros, gracias por darte a conocer y dejar que todos podamos conocerte un poquito más gracias a tus historias.

Gracias de corazón.

Nos vemos en redes sociales, en Facebook Mami Me Mima blog y en Instagram @mamimemimablog y por supuesto en @dequebarriganacíyo

Y para cualquier duda o consulta, estoy siempre en blogmamimemima@gmail.com

¡Gracias Familias! Y ¡Feliz Crianza!

Anuncio publicitario

Lactancia Materna de Gemelos

«Tibio amor con sabor a leche, te regalo mi alimento cuiltivado en el alma»

Claudia Farias

Hoy os traigo, después de mucho tiempo, una nueva colaboración, además, es una colaboración muy especial y creo que os gustará mucho, además podréis conocer su tienda, dando visibilidad a las mamás emprendedoras.

Ella es Sara y tiene una preciosa web Sonora Baby donde además de vender cositas muy especiales también tiene un blog, donde os haba de su maternidad, de lactancia, de crianza y que estoy segura de que os va a encantar leer.

Hoy aquí os habla de su especialidad, os habla de un tema precioso, de lactancia de gemelos.

Espero que lo disfrutéis y espero acercaros un poquito más a ella y a su trabajo ¡Gracias Sara!

Amamantar gemelos es posible, no es fácil, no, pero sí posible.

Empiezo diciéndotelo así de claro porque no quiero que en ningún momento lo dudes. Si estás embarazada de gemelos o mellizos, o si tienes una mujer cercana que espera gemelos o mellizos; necesitas saber esto.

Las personas que tenemos a nuestro alrededor, personas que nos quieren de verdad en la mayoría de los casos; están convencidas de que la lactancia de gemelos es una labor imposible.  Y así te lo van a transmitir, porque de verdad lo piensan. Ellos/as creen que te hacen bien si te quitan de la cabeza la idea de que amamantar gemelos no merece la pena el intento.

Sin embargo, te quiero exponer cómo puedes llegar a conseguirlo, de forma muy clara y práctica.

Lo primero que has de saber es que lo mejor es comenzar desde que nacen los pequeños. Que se enganchen al pecho nada más nacer te facilitará mucho el camino. Para ello necesitarás ayuda de enfermeros/as, y puede que hasta de expertos/as en lactancia de gemelos.

Existen muchos tips sobre lactancia de gemelos y muchos métodos prácticos que debes conocer si tus bebés quedaran ingresados en el Hospital los primeros días (o semanas) de vida. Esto es algo a considerar ya que la mayoría de los bebés gemelos o mellizos quedan varios días ingresados en la sala de neonatos por diferentes motivos.

Volviendo al tema de la lactancia de gemelos, un gran truco para que te sea de lo más cómodo y sostenible en el tiempo es practicar la lactancia en tándem, es decir, amamantar gemelos de forma simultánea. Entre otras muchas ventajas, conseguirás reducir el número de tomas que das a lo largo del día a la mitad.

No es nada difícil si empiezas desde el primer día implementando esta rutina. Deberás ofrecer el pecho a ambos bebés cada vez que uno de ellos te demande, a pesar de que el segundo no haya pedido ser alimentado. De este modo irán regulando tomas y pidiendo pecho a la vez.

Para ello es imprescindible que emplees un buen cojín de lactancia gemelar. Existen varios en el mercado, pero es vital que el que elijas sea de buena calidad. Que tenga un forro impermeable dentro, que la espuma sea cómoda para la espaldita de tus bebés, que te sea confortable a ti, que la funda se pueda desenfundar para su lavado….

Algo en lo que no se suele pensar cuando se elije el cojín de lactancia gemelar es en la postura que adquirirás con él (y pasarás muchas horas usándolo). Todos lo que se ofertan en el mercado están hechos de forma en que queda un hueco entre el vientre materno y el propio cojín, y los bebés acaban escurriéndose por ese hueco. El cojín de lactancia gemelar Sonora baby no tiene este inconveniente. Además, el cojín accesorio para la espalda de la mamá está hecho para que la postura sea idónea y tanto lumbares como columna vertebral reposen de la manera correcta y no sufran. Es ideal si te han practicado cesárea o si estás dolida por el parto o los puntos. En cualquier caso, asegura que te haces con un buen cojín de lactancia con el que estés totalmente cómoda. Intenta informarte sobre su uso para que le saques el mayor partido posible.

Además, este cojín de lactancia gemelar es útil incluso si no das el pecho ya que facilita mucho la labor de dar biberones a dos bebés a la vez, o de calmarlos si ambos te reclaman.

Existen otras herramientas muy útiles para conseguir el éxito en tu lactancia materna. Algunos de ellos son:

– Las jeringas para ofrecer tu propia leche extraída a los bebés y también estimularles para que abran la boca y se enganchen a tu pecho.

– Los chupetes con forma de pezón. Se aconseja ofrecer chupete solo cuando la lactancia materna está establecida. En mi caso, el hecho de utilizar chupetes desde el primer día no impidió la lactancia materna exclusiva, pero siempre eran este tipo de chupetes, y no los convencionales.

– Un buen saca leches. Esto estimulará que produzcas más leches, descongestionará tus pechos previniendo la temida mastitis, te permitirá tener leche materna para ofrecer en jeringas y posteriormente en biberones etc. Es interesante también que te informes sobre la conservación de la leche materna extraída.

Como ves, existen medios que ayudan a establecer la lactancia materna, aunque el gran instrumento será tu paciencia y la ayuda de especialistas, si lo crees necesario.

Ten en cuenta que los primeros meses de lactancia materna son muy exigentes y te mantendrán muy cerca de tus bebés casi las 24 horas del día. Los bebés lactantes son muy demandantes y dependientes de su mamá, aunque esto no es algo que personalmente considere negativo.

Piensa que, en un breve período de tiempo, tus bebés se irán separando de ti poco a poco y que en unos años quizás sean mucho más independientes de lo que te gustaría. Disfruta los primeros tiempos de vida de tus bebés porque pronto te darás cuenta de lo rápido que trascurren y de lo mucho que puedes llegar a echarlos de menos. No permitas llegar a tener que arrepentirte de no haber pasado esta etapa de forma tranquila y paciente, con mucho amor por tus bebés, incluso a costa de dejarte un poco tú.

¡Qué razón tienes Sara! Muchas gracias por descubrirnos este maravilloso mundo de la lactancia gemelar.

También podéis leer el artículo que escribí para su blog Crianza Respetuosa en Tiempos Difíciles

¡Muchas Gracias Familias! Y ¡Feliz Crianza!

Movimiento libre. Un cambio ante todo, en el adulto que acompaña.

“Si damos a los niños suficiente espacio y posibilidades para el movimiento libre, ellos se moverán hermosamente y con gracia como lo hacen los animales; ágilmente, simplemente, con confianza y naturalmente”


Dr. Emmi Pikler

A Vero la conocí hace poco en mi querida Casa Grande (además de ellos que son maravillosos, también nos hacen conocer gente excepcional) Con su pequeña hija, adorables las dos.

Una mamá con mucho dentro, con mucho que contar, con una historia de valentía muy grande, pero hoy nos quiere hablar de este precioso tema, El movimiento libre.

Supongo que hasta que no eres mamá no te planteas nada de esto y al leerte Vero, me haces reflexionar, pensar, cuestionarme tantas cosas… ¡Me encanta!

Espero que os guste, que disfrutéis de esta bella colaboración que sale del alma y del amor por sus hijos.

Gracias Vero, de corazón, esta es tu casa para cuando quieras seguir haciéndonos reflexionar.

Un niño desde el mismo momento de su nacimiento, es un ser competente y con autonomía: busca el pecho de su mamá para alimentarse, se mete la mano en la boca cuando necesita consuelo o simplemente su llanto nos indica que es capaz de expresarse para decirnos que necesita algo del adulto. Si el adulto entonces, comprende que el niño es una persona con capacidades entenderá también, que debemos confiar en sus posibilidades para así dejarle que se mueva en libertad y sin intervención directa del adulto.

Movimiento libre es un profundo trabajo personal de la persona que acompaña al niño, es ver al niño con ojos de «Tú sí que puedes», verle de igual a igual (el adulto no debería ser un ser superior), es no transmitirle nuestros miedos con frases como «Te vas a caer, ten cuidado, no sabes…» pero sobre todo Movimiento Libre significa «Respeto». 

Motricidad autónoma. Emmi Pikler.

Si hablamos de motricidad es imposible no hablar de la pediatra húngara Emmi Pikler. A ella, se le deben importantes descubrimientos y estudios no solamente acerca del desarrollo motor, sino también la importancia de que se den unos cuidados de calidad donde se origina la seguridad emocional que el niño necesita.

Para que se dé el movimiento libre es imprescindible que se den dos características:

Que sea por iniciativa del niño. El adulto no le invita a hacer ningún movimiento, como ponerse de pie dándole la mano, sentarle cuando aún no lo ha conseguido o subirse al tobogán haciéndole saltarse los escalones y deslizándole por la rampa. Sin esa propia voluntad no hay libertad, le estamos dirigiendo y él simplemente nos agradará (cuando el niño ve, que a mamá le hace feliz,  ver como su pequeño camina de su mano, querrá hacerlo porque a él le gusta ver a su mamá contenta) mostrándose él mismo feliz en ese instante pero cada vez más demandante e inseguro después.

Sin intervención del adulto. Esto no quiere decir «qué hagan lo que quieran o dejarles a su suerte». El adulto tiene un importantísimo papel en esto que llamábamos movimiento libre. Es el encargado de darle seguridad emocional que le permita jugar libremente en un entorno adecuado a las características y necesidades de los niños. Para ello es indispensable una observación directa y por supuesto, el adulto acompaña y apoya al niño durante su actividad.

Se evita «hacer que los niños hagan» y «les dejamos hacer» confiando en su autonomía ya que son seres competentes y ellos mismos, conforme les dejemos esa libertad de movimientos, conocerán perfectamente hasta donde son capaces de hacer.

¿Cuántas veces no nos hemos encontrado con situaciones relacionadas con la infancia, dónde el adulto coloca al bebé o al niño en posiciones a las que él no ha llegado por sí mismo? El típico ejemplo del niño que ya se pone de píe con apoyo y el adulto le incita con órdenes o repetidas llamadas de atención a qué vaya hasta el adulto. 

Probablemente o es casi seguro decir, que el niño en ese mismo momento no está preparado, ni física ni cognitivamente, pero simplemente una vez más, querrá agradar al adulto.

¿Cuál es el papel del adulto entonces, además de proporcionar la seguridad emocional?

Entre ello:

  • Ofrecerles un espacio seguro, cuanto más seguro, menos tendremos que intervenir  por posibles peligros.
  • Que los materiales que les ofrezcamos sean de su interés y adecuados a su nivel de desarrollo y edad.
  • Observar, acompañar atentamente con empatía y transmitiéndole confianza y seguridad.
  • No intervenir de manera directa en sus movimientos y juegos siguiendo su propia imaginación.
  • Vestirle con ropa cómoda para facilitar el movimiento.

BENEFICIOS DEL MOVIMIENTO LIBRE

Se puede hablar de beneficios de varios tipos: físico, cognitivo y emocional.

Físico

  • Tono más relajado: están menos preocupados porque dominan esa postura o desplazamiento. Cuando a un bebé por ejemplo, se le sienta sin estar preparado para ello, el niño tiene que estar más preocupado en no caerse que en jugar.
  • Mejor equilibrio ya que consiguen el hito (ponerse de pie, andar…)
  • Mejor control postural
  • Movimientos más armónicos (ya que los dominan perfectamente)
  • Menos torpes , caen mejor
  • Más prudentes , aprenden a conocer sus capacidades y limitaciones, confían en ellos mismos
  • Adquieren más posiciones intermedias desde la verticalidad hasta la horizontalidad. Su crecimiento es más rico, prueban más con su propio cuerpo los distintos movimientos.

Cognitivo:

  • Mayor conocimiento espacial,
  • Mayor desarrollo de la vista y el equilibrio
  • Realiza proyectos previos a nivel cognitivo. El niño despierta un interés y el cerebro ordena para llevarlo a cabo. Si hacemos que el niño se salte una postura, elimino esa orden y el cerebro por tanto no trabaja. La interiorización de ese movimiento, postura será mucho más lenta, más inseguro, además de depender totalmente del adulto.
  • Son más creativos, encuentran el camino por sí solos.

Emocional:

  • Mayor AUTOESTIMA: son capaces de vivir sus propios logros, logros que son suyos, no del adulto.
  • Mayor autoconocimiento: al conocer mejor sus limitaciones y posibilidades, tienen una mayor autogestión de las emociones y de otros aspectos como la comida, el sueño, el control de esfínteres. Les damos la posibilidad para que se conozcan mejor.
  • Es una forma de expresión y comunicación. Los niños utilizan el movimiento para expresarse y descargar tensiones
  • Una forma de relación con el adulto. Si el adulto respeta su desarrollo motor, le respeta como persona. Importante avisarle, pedir permiso NO SON MARIONETAS y si le vamos a coger en brazos y llevarle a otro lugar, deberíamos contárselo previamente.

PARA POSIBILITAR EL MOVIMIENTO LIBRE ENTONCES, ES FUNDAMENTAL NO UTILIZAR CORRECCIÓN POSTURAL NI COLOCAR AL NIÑO EN UNA POSTURA QUE NO HA CONSEGUIDO POR SÍ MISMO.

Siempre dejaremos al bebé boca arriba en el suelo en una superficie estable y él mismo, irá probando con su cuerpo qué postura quiere adoptar. Puede pasar por innumerables movimientos hasta llegar a la verticalidad.

Les avisamos siempre de lo que vamos a hacer con ellos, por qué no, «te voy a dejar aquí en el suelo para que te puedas mover y jugar”.

Los estudios de Emmi Pikler demostraron que el bebé a partir de la posición de boca arriba sobre una superficie firme en horizontal, va a realizar de forma espontánea, todos los ejercicios necesarios para alcanzar las posiciones siguientes, entre ellas la de darse la vuelta por sí mismo. Boca arriba el niño puede mover la cabeza. Puede mirarse las manos, llevarlas a la boca, cogerse los pies y conocer su cuerpo desde su propia iniciativa. Puede manipular objetos de forma autónoma.

Y ¿por qué no colocar al bebé boca abajo?:

  • Su musculatura no está preparada, la cabeza se hunde entre los hombros.
  • El bebé solo puede dedicarse a sujetarse, no puede manipular objetos, ni descubrir su cuerpo ni comunicarse con los adultos que lo acompañan.
  • No pueden cambiar de posición libremente.
  • Creamos dependencia y más estados de irritabilidad y frustración.

 Otro de los pasos que el adulto suele hacer que el bebé se salte es el de sentar al bebé. Cuando decimos que un bebé se sienta, no es que cuando al adulto le parece que el bebe se sostiene lo suficiente cuando le tiene en el regazo y le sienta, generalmente rodeado de cojines porque se va a caer y con un montón de juguetes para que se entretenga. El bebé así no ha conseguido sentarse por sí mismo, por lo que, no tendrá interiorizada dicha postura. Se frustrará porque no conoce los movimientos necesarios para salir y tendrá que estar mucho más preocupado por mantener el equilibrio.

La mano para caminar es algo que colocamos los adultos, es lo que siempre hemos visto y con lo que hemos crecido, pero eso no quiere decir que sea lo mejor. En ocasiones solo hace falta observar al niño en esos momentos y ver las situaciones, en muchos casos llenas de frustraciones porque el adulto le ha colocado en una posición o desplazamiento al que él mismo no es capaz de llegar. Ningún niño necesita que le den la mano para caminar. El niño que es trasladado con las manos sujetas por el adulto (o sujeto de la capucha…) Lo que aprenderá es que el adulto de referencia para él piensa que es incapaz, que no domina su cuerpo y que depende para moverse totalmente del adulto. No sabemos esperar a que el niño se sienta preparado para hacerlo y nos adelantamos.

No se enseña a caminar, es algo que se aprende cuando tanto por madurez del niño como por su propia voluntad (cuando ellos quieren hacerlo). Todos caminarán tarde o temprano.

Entre los 24-36 meses todos los niños llegan al mismo punto, pero cada uno sigue su patrón. Si no ha conseguido algo es solo cuestión de tiempo. Necesita tiempo.

Desde que el niño se pone de pie hasta que camine hay una franja media de 3-6 meses.

JUEGO LIBRE, JUEGO DEL NIÑO.

Según este modelo pedagógico, el adulto ocupará siempre un papel secundario en el juego. El juego es por y para el niño y debería ser el protagonista en todo momento, él es el que crea el juego, para ellos es como si fuera un trabajo y deberíamos respetarlo en todo momento. ¿Quién decide que una forma de jugar está bien o mal?

Cuando el adulto introduce una pauta, se introduce también una expectativa de resultado, el niño piensa que esperamos algo concreto de él y eso les bloquea en su juego. En el juego libre, como la propia palabra indica, es libre, no se espera un resultado, lo que importa es el proceso.

El juego libre tiene que cumplir entonces unas características muy similares a las de motricidad libre:

  • Disfrute
  • Iniciativa del niño. Voluntad del niño, realizar sus proyectos previos. Si el adulto interviene le priva de los proyectos previos.
  • No intervención del adulto

En ocasiones pensamos que el niño está sin hacer nada y enseguida intentamos estimularle. El adulto espera que el niño siempre quiera jugar y hacer. Pues es posible que el niño esté observando algo e interiorizando algún concepto, o necesita adaptarse un  momento a la llegada a un lugar o, simplemente tiempo para construir un proyecto propio, fundamental para desarrollar su creatividad.

Es interesante, además de ofrecerles los juguetes comerciales, objetos de diversos materiales que les permitan experimentación y opción a la propia creatividad: cucharas de madera, boles, tapas de metal… Siempre menos es más, mejor objetos que puedan manipular y sean de su interés que muchos juguetes que dejen poco espacio a la imaginación.

EN EL JUEGO COMO EN TODO, HAY NORMAS

En la forma de acompañar a los niños, es el adulto el que establece sus propias normas, aquí unos consejos para establecerlas:

  • Que sean claras: claras para el niño. «Siéntate con los pies abajo en vez de siéntate bien».
  • Sencillas y concretas, con poca explicación.
  • Siempre las mismas: dentro de los mismos espacios y con los mismos materiales.
  • Pocas, si hay muchas, llegan a no escucharlas.
  • En positivo. Mejor decir «la puerta mejor abierta » que «la puerta no se abre» ya que después te van a ver a ti abrirla.
  • Iguales para todos los niños.
  • Se recuerdan en el momento que ocurren.

Para que el niño juegue tranquilo es fundamental sentirse seguro y para ello tiene que sentir que puede contar con la persona que le acompaña. Por ello es fundamental que el adulto esté presente en su juego para enseñarle cuáles son esas normas que con el tiempo, verán como parte natural de la vida.

El acompañamiento en la infancia es una tarea compleja, que requiere un profundo respeto hacia el niño y gran valor de su actividad autónoma. Esto, lleva al adulto hacia una importante reflexión y cambio interno. Es romper con aquello que «se ha hecho toda la vida» con mucho amor por supuesto, mediante la comprensión de aquello que es mejor para nuestros pequeños. Es cambiar nuestra mirada, es empatía es, desaprender para volver a aprender.

VERÓNICA CANO.

Una gran lección sobre movimiento libre, espero que os haya gustado tanto como a mi que ya he empezado a formarme en este precioso tema.

Recordar que también estoy en Facebook Mami Me Mima blog, en Instagram @mamimemimablog y para cualquier consulta podéis escribirme al correo blogmamimemima@gmail.com

¡Muchas gracias familias!

Masaje Infantil y Vínculo

“Cuando los padres disfrutan realmente la compañía de sus hijos se convierten en los mejores maestros que los niños puedan tener”

Glenn Doman

Elena trabaja en Casa Grande, es una maravillosa profesional, pero como persona es todavía mejor.

Llevamos un tiempo hablando y conectando y me encanta que haya escrito este post tan bonito y tan especial, este post que me pone los pelos de punta al recordar esos masajitos que le hacía a mi Pequeño Caballero de bebé y que todavía le hago cuando salimos del baño.

Que importante es el contacto, el amor incondicional, el respeto y el demostrarlo, claro.

Gracias Elena por tus palabras, sabes que esta es tu casa, aunque estés empezando tu aventura con Lloviendo ideas, aquí y en mí siempre tendrás tu huequito.

Os animo a seguirla, a escucharla y a quererla tanto como yo, porque tiene mucho que decir sobre la infancia, nos puede ayudar mucho con todos sus conocimientos, sus ideas y sus vivencias.

Y ahora, sí que sí, os invito a leer este post tan bonito, os invito a cerrar los ojos y volver a sentir a vuestros bebés y sobre todo os invito a retomar esos momentos especiales de tacto y contacto con vuestros hijos, grandes o pequeños.

¡Gracias de corazón Elena!

En muchas ocasiones, cuando hablo sobre masaje con las familias que acaban de tener un bebé o tienen un peque más mayorcito, siempre aparece en la conversación el tema del tiempo.

Parece que es algo complicado sacar un hueco en el que el bebe esté tranquilo, en el que no haya nada que hacer, en el que podamos disfrutar de un ratito de masaje…parece que además tiene que coincidir con el baño, sin que haya comido, …Uff, ¡cuántos impedimentos!

Pongámonos en situación. Con un bebé pequeñito, entre toma y toma me queda el tiempo justo para cambiarle el pañal y descansar un rato. Cuando el bebé es más mayor no hay forma de que se mantenga tumbado, y si ya en vez de un bebé es un niño, parece que sus preferencias no son precisamente que le den un masaje.

Es verdad que cuando hay un bebé recién nacido es complicado organizarse para hacer ciertas cosas, los tiempos se alargan, tardas más en prepararle, luego tiene hambre, luego hay que cambiarle…y cuando son más mayores están en una etapa en la que el movimiento es fundamental.

Por eso hoy me gustaría que cambiáramos la mirada hacia el masaje. Que no lo veamos sólo como una actividad que tenemos que preparar con antelación, sino que sea una opción que podamos aprovechar para introducir en los momentos del día a día.

El masaje infantil no consiste sólo en aplicar determinados movimientos sobre el cuerpo de nuestros hijos. Cuando hablamos de masaje infantil hablamos de vínculo, hablamos de un momento de relajación, de un momento de disfrute, y de disfrute compartido. Hablamos de un momento en el que, sobre todo, lo que cuentan son nuestras miradas, nuestra postura, nuestra respiración, nuestras palabras, ….

Vimala McClure, ideó un programa de masaje infantil, del que se obtienen multitud de beneficios, basado en una secuencia de movimientos por todo el cuerpo. A través de la estimulación táctil, el bebé conecta con su cuerpo, con sus emociones y con su entorno. El tacto nutritivo es una potente herramienta de comunicación entre padres e hijos, que además tiene beneficios para el sistema nervioso, endocrino, muscular, circulatorio, regula patrones de sueño, temperatura, respiración, …y aporta grandes beneficios cuando existen problemas de cólicos.

Habrá momentos en los que podamos estar tranquilos, en un espacio acogedor. Podremos preparar una mantita o colchoneta en el suelo, bajar un poco el nivel de luz, tener a mano un poquito de aceite de almendras, y tomar unas cuantas respiraciones para relajarnos y poder transmitir esa calma a nuestros bebés. En ese momento, en el que nuestro bebé está tranquilo pero despierto, podremos empezar a masajear suavemente pero con firmeza sus piernas, sus brazos, relajándole cuando hacemos movimientos desde el centro de su cuerpo hacia el exterior, o estimulándole si los hacemos desde el exterior hacia el centro del cuerpo. En esos momentos podremos hablar con voz pausada, cantar una dulce melodía y transmitirle con nuestras palabras, nuestra mirada y nuestras manos todo el amor que tenemos para él.

En otras ocasiones no habrá tiempo para prepararse, igual sólo contamos con el ratito en el que el bebé está tomando pecho y podremos aprovechar acariciar sus pies o sus manos mientras le miramos. O tal vez el momento que tenemos es el de cambiarle de ropa, mientras le desvestimos y/o vestimos, y ahí podremos hacer suaves movimientos por sus piernas, su tripa, su pecho o su espalda.

O quizás, si son más mayores, podremos aprovechar canciones en las que se nombren diferentes partes del cuerpo para tocarlas con ellos, hacerles conscientes de que están ahí y hasta donde llegan y aportarles de otra manera todos esos beneficios del contacto. O podremos inventar historias en sus espaldas, en las que los animales caminan de diferentes formas, mientras nosotros recorremos con los dedos, las manos, con más o menos presión, punteando o haciendo líneas…

Sea como sea, lo más importante es que exista ese contacto. Sea como sea, lo más importante es que se nutran de nuestra mirada de respeto y amor.

Con esto no quiero decir que sea algo que debemos tomar a la ligera. El masaje infantil es algo muy serio, en lo que entra en juego nuestro estar, la forma en cómo miramos a nuestros hijos, las expectativas que tenemos puestas en ellos, entra en juego una parte física en la que podemos alterar o relajar sus sistemas, entra en juego la comunicación y el vínculo que tengamos con nuestro bebé, entra el respetar sus tiempos, sus ganas y sus motivaciones…

“Tan difícil de tan simple” como decía Leboyer.

Os animo a probar, si no lo habéis hecho ya, a tener ese contacto nutritivo con vuestros peques. A retomarlo si lo hacíais cuando era bebé y habéis dejado de hacerlo. Y a ser creativos para inventar la manera en la que encaje en vuestra familia.

Si queréis saber más, podéis visitarme en https://lloviendoideasblog.wordpress.com/ donde iré publicando algunas ideas para trabajar el masaje en casa o escribirme a hola.lloviendoideas@gmail.com

Elena Rodríguez

Lloviendo ideas

Espero que os haya emocionado a todos.

Y recordar que también estoy en Facebook Mami Me Mima blog, en Instagram @mamimemimablog y para cualquier consulta podéis escribirme al correo blogmamimemima@gmail.com

¡Muchas gracias familias!

En Clave Menor

“En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad”


Arthur Schopenhauer

Hace unos meses, al abrir mi cuenta de Instagram @mamimemimablog me encontré con una maravillosa sorpresa.

Mi querido José, de Casa Grande, por fin había hecho realidad ese proyecto que se traía entre manos con Laura, eso de lo que tímidamente me había hablado los últimos días que nos habíamos visto.

Y aquí os quiero presentar a estos maravillosos chicos de En Clave Menor @enclavemenor que hacen algo increíble para nuestros peques, algo con lo que hasta yo misma me sigo fascinando y es esa capacidad para poner melodía a nuestros cuentos.

Cuando llegué a Casa Grande, esto fue algo que me impactó, luego me fascinó y por último no me quedó más remedio que ponerlo en práctica, tanto en casa con el Pequeño Caballero, como en el aula con mis niños y ahora están aquí ellos, al alcance de todos los peques, con esta mezcla de amor, dulzura, guitarra, voz y cuentos.

José con la guitarra y Laura con su voz, nos ponen música y nos dan a conocer cuentos preciosos, con ilustraciones e historias que emocionan a padres y niños.

Nos os los podéis perder, porque esto es amor, esto cariño, esto va al corazón y como yo digo… las cosas que se hacen desde lo más profundo de nuestro ser, siempre tienen que salir bien.

Desde Mami Me Mima no puedo estar más contenta de tener esta colaboración y poder ayudar a que les conozcáis un poquito mejor.

Además, tengo que haceros una confesión… El Pequeño Caballero está loco por la música y los instrumentos gracias a José y es algo que en casa nos encanta y que, tanto Súper Papá como yo, siempre os vamos a estar agradecidos, porque criar a los niños rodeados de música y lectura es algo precioso.

Y aquí os dejo con los maravillosos José y Laura, espero que os guste y os emocionen.

Invitar: (Del latín invitare):

1. tr. Llamar a alguien para un convite o para asistir a algún acto.

2. tr. Pagar el gasto que haga o haya hecho otra persona, por gentileza hacia ella.

3. tr. Incitar, estimular a alguien a algo.

4. tr. Instar cortésmente a alguien para que haga algo.

Cuando Ana nos “invitó” a participar en este blog nos sentimos invitados a este espacio en todas las acepciones que contempla el diccionario.

Escribir estas líneas y pertenecer a este lugar tan cortés, gentil, estimulante y con ese tinte de celebración de la ma(pa)ternidad y la infancia era una oferta muy difícil de rechazar.

Estamos aquí para presentarnos y contaros qué hacemos para aportar nuestra “semillita” a este mundo de la crianza y la educación infantil.

Laura y Jose

En Clave Menor es un proyecto formado principalmente por dos personas, que somos José y Laura, ambos profesionales de la psicología y apasionados de la música, aunque este proyecto se nutre de muchas otras personitas y personotas que apoyan, difunden, juegan, cantan y crean con nosotros, eso lo hace un proyecto VIVO y en CRECIMIENTO constante.

Nos dedicamos a musicalizar los cuentos e historias infantiles para hacerlas aún más significativas y divertidas para todos y todas.

Y si hacemos esto es porque, basándonos tanto en lo que dice la ciencia, como en nuestra propia experiencia como psicólogos y, en el caso de José, como papá,  somos muy conscientes de la importancia que tiene sentarnos a contar cuentos a los y las más pequeños.

La lectura precoz estimula poderosamente el desarrollo del lenguaje, la atención, la memoria, pero también la conexión social y la vinculación.

A través de los cuentos y las canciones transmitimos experiencias pero también legados culturales y familiares, además alentamos en ellas y ellos un sentido de la conexión y el juego que apoya y moldea el equilibrio emocional y la construcción de la identidad.

Buscamos que contar los cuentos sea una experiencia agradable, nueva y que ayude a fortalecer el vínculo con las figuras de referencia.

Laura

También nos parece fundamental trabajar a nivel corporal, acompañando el desarrollo del movimiento y la coordinación, alentando experiencias de juego y aprendizaje compartido entre mayores y pequeños.

Y sobre todo buscamos “invitaros” en todos los sentidos a cantar y contar cuentos porque como decimos siempre: LA MEJOR Y MAS DULCE VOZ, PARA ELLAS Y ELLOS SIEMPRE SERÁ LA VUESTRA.

Os invito a conocerles, a seguirles, a cantar con ellos, a apasionar a vuestros peques en este mundo de la música y la literatura infantil.

En su cuenta de Instagram los vais a encontrar con muchas sorpresas @encalvemenor

Espero que os haya gustado, recordar que podéis seguirme en Facebook Mami Me Mima blog, también en Instagram @mamimemimablog y si tenéis alguna consulta personal podéis escribirme al correo blogmamimemima@gmail.com y estaré encantada de ayudaros.

¡Muchas gracias familias!

Los sueños se hacen realidad

“El mundo está en las manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y correr el riesgo de vivir sus sueños”

Paulo Coelho

Ya os he hablado de Flaminga de Colores y como os prometí… Aquí tenéis a su autora hablándonos de este maravillo cuento.

Cuando llegó a Casa Grande y nos contó esta divertida historia yo no paraba de sonreír debajo de mi mascarilla.

Como una historia tan sencilla podía ser tan bonita y colorida. Pero lo que más me emocionó fue ella, Sole, fue la emoción con la que me contaba este sueño y lo bonito de verlo cumplido.

No lo dudé, le compré el cuento y en el viaje de vuelta a casa en el autobús, el Pequeño Caballero y yo fuimos maravillados con las preciosas ilustraciones.

Espero que os guste tanto como a nosotros.

Sole, sigue dibujando y creando nuevas historias mágicas, aquí estaremos para apoyarte.

Me llamo Sole Knudsen, y me encantaría contaros la historia de FLAMINGA.

FLAMINGA es de color rosa. Rosa rosísima. Y quiere ayudar a las familias a jugar con sus hijos.

La aventura comienza con el libro “Flaminga de Colores”. Es un cuento para leer a los peques, que despertará su interés hacia las frutas, y de esta manera, a comer más sano.

Pero FLAMINGA es mucho más.

Es un proyecto grande, que incluye muchas actividades, para llevar de la mano a los papás y mamás hacia un mundo infantil, y abrir la puerta hacia la imaginación, el juego y la diversión en familia.

Quiero que los niños tengan una infancia memorable, y doy herramientas a las familias para hacerlo posible.

Ésta es la idea:

Flaminga de Colores

Cuando no te sobra la magia, y andas corto de imaginación,
FLAMINGA viene en tu ayuda para que seas un padre molón.

Lo primero: ponte cómodo, siéntate en el suelo,
apaga la tele y el móvil, y coge en brazos a tu pequeño.

Abre el libro de FLAMINGA y comienza a leer,
con los ojos de un niño, canta, baila, sorpréndete.

Haz que tu peque participe, adivine, toque, juegue.
Tú llevas la voz cantante, haz el tonto, ríe fuerte.

Y cuando el libro termine, comienza la diversión.
Traigo ideas para juegos que molan mogollón.

Para pasar un buen rato, para volar la imaginación.
Para enseñarle quién eres, para conocerle mejor.

Y sonría al recordar su infancia, cuando el bebé sea mayor,
y lleve vuestras tardes de juegos en el fondo del corazón.

El proyecto FLAMINGA se basa en cuatro puntos importantes

  1. LIBROS

“Flaminga de Colores” es una realidad, pero ya está en maquetación “Buenas noches, Flaminga”, la segunda entrega de nuestra protagonista, que verá la luz la próxima primavera.

Tengo muchas historias de FLAMINGA que contar, y otras tantas sin ella. Si el exigente público de los más pequeños de la casa se encariña con el personaje, y el objetivo de jugar en familia funciona, sólo es cuestión de tiempo ampliar la estantería con aventuras llenas de color, ilusión, fantasía y diversión.

2. FLAMINGA KIDS

Ideas para juegos dentro y fuera de casa, manualidades para niños, recetas para cocinar con ellos, imprimibles para colorear a FLAMINGA, planes en familia, y muchas más actividades, irán dando forma al contenido que estoy creando.

Todo probado y testado en casa por una experta en ser niña (mi hija Luna, de 4 años).

Podrás encontrar todo este material en la web www.flamingakids.com, Instagram (@flamingakids), y Facebook (Flaminga Kids).

3. CUENTACUENTOS Y EVENTOS

Cuando “la virusa” se vaya, este punto será más fácil. Pero mientras, hay mucho que hacer. Iré informando en redes sociales de los próximos eventos que realizaremos para que FLAMINGA conozca a sus nuevos amigos. ¡Diversión asegurada!

4. LAS COSAS DE FLAMINGA

Las cosas de Flaminga

Si después de leer los libros, jugar con las ideas de la web y las redes sociales, e ir a los cuentacuentos, te has quedado con ganas de más, estoy creando una tienda: “Las cosas de Flaminga”. (www.flamingakids.com/tienda)

Ya tenemos algunos artículos súper chulos para regalar (o regalarte), y de a poco iremos haciendo más. ¿Una camiseta? ¿Un delantal? ¿Un puzzle? ¿Mascarillas?

Y, sobre todo, dentro de poco lanzaremos los retratos personalizados, donde puedes posar con FLAMINGA, o pedirme crear lo que se te antoje. ¡La imaginación es el límite!

¡Igual algún día tendremos hasta cuentos personalizados!

Qué fácil es soñar…

¿Quién es Sole Knudsen?

Flaminga de Colores

Ya te he contado la historia de FLAMINGA, y cómo puede ayudar a pintar de colores la infancia. Ahora, permíteme contarte la mía.

Soy una niña grande. Me gusta pintar, jugar, hacer manualidades y ver películas de dibujos animados. Siempre he sido así, pero supongo que, como casi todos, en la adolescencia me esforcé por encajar.

De a poco, dejé de pintar, dejé de jugar, y crecí. No me decidí a seguir por artes, y tiré por ciencias. Estudié una carrera seria (fisioterapia), me puse a trabajar y me emancipé pronto. Entre pacientes y facturas, me hice adulta y responsable.

Aunque me adapté bien a mi nueva carcasa, me notaba rara, como viviendo la vida de otra, como si me faltara algo, como gris. Ser realista y organizada me suponía un esfuerzo enorme.

Mientras desarrollaba mi carrera profesional como fisio, nunca dejé de entrenar equipos de voley de niños en un colegio. Atesoro como si fuera un regalo las tardes en el patio del cole y las mañanas en el pabellón. Con esos niños no tenía que fingir. Es más, cuanto más me mostraba como soy, más cariño recibía de todos esos pequeños.

Hasta que nació Luna. Y, de su mano, tuve que volver a jugar, a ver dibujos, a leer cuentos y di alas a mi lado creativo. Volví a ser de colores, y me di cuenta de que me estaba esforzando demasiado por intentar ser quien no era, con lo fácil y divertido que es ser uno mismo.

Fue entonces cuando empecé a imaginar cuentos, personajes e historias, sin mucha moraleja, sólo para jugar por jugar, que avivaran la fantasía y la imaginación de los más pequeños.

Mientras masticaba la idea de los cuentos, fui conociendo a papás y mamás con niños pequeños. Y descubrí que muchos eran adultos tan serios y tan responsables, que les suponía un esfuerzo importante entrar en el mundo imaginario de sus hijos.

No es que no quisieran. A todos los padres les encanta jugar con sus hijos. Pero “habían pasado tanto tiempo fuera del País de Nunca Jamás, que se les había olvidado todo” (Niños perdidos, al Peter Pan adulto, en la película Hook).

Como soy mamá trabajadora, soñadora y poco realista, pensé que podría con todo. El trabajo, la casa, la peque, el tupper de mañana y el uniforme planchado para el cole, y cuando Luna se durmiera, me podría de lleno a hacer realidad mi sueño.

Sole y Flaminga

Obviamente, cuando Luna se dormía, yo caía rendida en el sofá cinco minutos después.

Así que no fue hasta el confinamiento, tres años después de que surgiera la idea, que pude disponer del tiempo y la energía necesarios. No tengo formación en ilustración, lo que sé lo he aprendido en casa (mi papá es arquitecto, y mi mamá estudió bellas artes), así que el paso de lápiz de colores a tableta digital e illustrator fue lo que más me costó.

Una vez supe cómo dibujar, tenía tan claro, y había dado tantas vueltas al proyecto en mi cabeza (y en 4 o 5 cuadernos enteros llenos de bocetos), que FLAMINGA fue apareciendo en la hoja en blanco según dibujaba como si ya estuviera allí, y yo sólo tuviera que dejarla salir, como los rasca y gana de esos de rascar con una monedita.

piña piña piña

Terminé el primer cuento, lo adjunté como buenamente supe en un Word cochino, y lo envié a un par de editoriales infantiles. Y ambas me dijeron que sí, y me decanté por la editorial Babidibú, de Sevilla.

Estaba (y estoy) tan ilusionada por poder sacar a FLAMINGA de mi cabeza y convertirla en realidad, que durante el mes que tardaron en responder, yo ya tenía casi terminado el segundo cuento. También han dicho que sí, y verá la luz en pocos meses.

Desde el verano hasta ahora, he estado trabajo mucho para realizar la web, empezar las redes sociales, y de a poco ir agregando contenido, y así dar forma al proyecto. No está siendo fácil, parto de cero cero. A los fisios no nos enseñan estas cosas jaja. Pero está siendo un recorrido fantástico, y estoy aprendiendo más que nunca, porque estoy constantemente fuera de mi zona de confort. Cuando pueda tener medio en orden toda esta parte, me sentaré a seguir dibujando el tercer libro, que me muero de ganas por empezar.

Y ésta es la idea. Ayudar a otros papás, a que vuelvan a ver el mundo con los ojos de un niño, y ayudarles así a conectar y disfrutar de la fantástica aventura que es jugar y aprender junto a tus hijos.

Y así nace FLAMINGA, y este es su primer libro.

Espero que os guste.

Sole Knudsen

Recordar que podéis seguirme en Facebook Mami Me Mima blog, también en Instagram @mamimemimablog y si tenéis alguna consulta personal podéis escribirme al correo blogmamimemima@gmail.com y estaré encantada de ayudaros y no os olvidéis de seguir también a Flaminga de Colores.

¡Muchas gracias familias!

Un camino nada fácil para ser Mamá

“Una de las lecciones con las que crecí fue la de mantenerme fiel a mí misma y nuca permitir que lo que otros digan me distraiga de mis metas”

Michelle Obama

Ella es Ana, una amiga desde hace muchos años, una amiga que siempre ha estado conmigo, una amiga con la que he compartido muchos momentos de risas, de llantos, de cervezas, de conversaciones dentro de un coche y ahora de conversaciones con un café, ya somos mayores y maduras.

Ha pasado por un proceso increíble, duro, de lágrimas, de esperanza, de vuelta a las lágrimas, pero aquí está, embarazada por fin, mamá soltera por decisión y derecho y os quiere contar como ha sido su duro proceso, lo que ha pasado, lo que ha sentido.

Un relato que sale de lo más profundo de su ser, una historia valiente, una historia real que hace que las lágrimas resbalen.

Espero que os sirva de inspiración. Es una historia de superación, de lucha, esa lucha que tenemos tantas  mujeres encima y que ella os la quiere contar.

Gracias querida amiga por querer formar parte de Mami Me Mima, gracias por abrirnos así tu gran corazón, desde aquí solo te puedo decir que siempre me vas a tener a tu lado para seguir luchando juntas por nuestros sueños y nuestra felicidad. Vas a ser una gran mamá.

Qué mujer no ha sentido alguna vez el deseo de ser madre.

Me gustaría hablar de mis deseos y miedos.

Hace unos años creció en mí un poderoso deseo de ser mamá, por entonces yo tenía pareja y por circunstancias no pudo ser. Al tiempo la relación terminó y con ella una parte de mi vida, ya que como muchas mujeres parece que tenemos que tener el futuro planificado, pero no, no es así.

Aunque mi relación terminó ya se había plantado dentro de mí la semillita de ese deseo, esa necesidad, ese sueño de tener un trocito de vida, de mí, al que dar amor, enseñanza y todo de mí, pero claro sin pareja…

Un día tomando café con unas amigas, una de ellas tenía prisa, iba a ver a una amiga de la infancia que había sido mamá de una nena, mamá soltera por fecundación in vitro.

En ese momento una ventana se abrió ante mí ¡claro una mujer si quiere, puede ser mamá sin necesidad  de tener pareja! Desde ese mismo día mis ahorros ya tenían destino.

Con esta idea también venían dudas y miedos, mamá soltera… ¿Lo aprobará mi familia? ¿Podré ser mamá y trabajar sin que a mi bebe le falte su madre? ¿Económicamente podré con este cambio de vida? ¿Sabré hacer de madre y padre? ¿Cuánto dinero me costará? ¿Merece la pena? La gente que no me conozca va a pensar que soy una fresca o lesbiana y aunque esto último es absurdo, porque a mí me da igual la gente, es una duda que surge.

Siguen pasando días y yo cada vez más segura de mi decisión, reúno a mi familia y les comunico la noticia, voy a ser mamá, y mamá soltera. Enseguida hubo palabras de apoyo y alegría, al igual que alguna pregunta como: ¿Qué vas hacer con los comentarios de la gente? A lo que respondí que no ocultaré mi embarazo ni la forma en la que va a ser, ni voy a dejar de hablar de ello con la naturalidad que le corresponde, cada uno que piense lo que quiera. ¿Qué le vas a decir a tu bebé cuando pregunte por su padre? Respuesta,  la verdad, en la medida que pueda y de la mejor forma posible intentaré explicar a mi hijo o hija que no tiene papá porque mamá así lo decidió, no sé si será lo correcto pero lo que sí sé es que se lo intentaré explicar de la mejor forma posible.

Al cabo de unos días y ya dispuesta a buscar clínica para comenzar con todo el proceso me llamó una amiga y me dio una de las mejores noticias que me han dado nunca, aprobaban en Castilla La Mancha la inseminación por la Seguridad Social.

Al día siguiente cogí cita con mi doctora y ya en la consulta le explique por qué estaba allí, quería saber que tenía qué hacer para solicitar la inseminación por la Seguridad Social. La cara de mí doctora era una mezcla de alegría, admiración e incredulidad. Ella no tiene idea pero enseguida me mandó a planificación familiar y a ginecólogos en el hospital.

La verdad es que el tema papeleo no fue nada, pero si me hicieron varias pruebas, análisis, citología, ecografías vaginales y una histerosalpingografía, una prueba nada agradable en la que ven tus trompas, útero y ovarios mediante contraste, y si esa prueba salía correcta ya sólo faltaba la aprobación de la dirección del hospital para derivarme a una clínica privada y que me hicieran la inseminación.

Cuando fui a por los resultados nerviosa, con miedo, la doctora se pone seria, y me dice que una de las trompas ha dado fallo por lo tanto si quiero ser mamá por inseminación tienen que quitármela mediante una operación para que así haya más posibilidades, o si lo prefería podría repetirme la prueba. No dudé en pedir que me la repitiera.

En la segunda prueba todo salió bien además, me dieron los resultados en el momento. Ya sólo faltaba la aprobación de la dirección.

No recuerdo cuanto tiempo pasó, pero por fin tenía una cita con la clínica.

A partir de ahora mi madre me acompaña a todo. En la primera consulta me pidieron análisis y me explicaron lo que iban a hacer a partir de ahora. Debía empezar con tratamiento y ácido fólico todos los días, no soy una persona de tomar medicamentos, pero tenía que hacerlo, me merecía la pena.

Aprendí a ponerme inyecciones en la tripa en cualquier momento y en cualquier lugar, tenía que hacerlo antes de cada inseminación, también me explicaron que la inseminación no era un proceso muy fiable, no me aseguraban el embarazo, aun así tenía cuatro intentos.

Vamos con el primero. Una ecografía vaginal, una inyección dentro de mí útero, más medicamento y espera. En esta primera inseminación antes de poder realizarme el test de embarazo ya me vino la regla, pero bueno no pasaba nada ya me lo habían dicho cuanto más intentos más oportunidad.

Anabel preparada

Segundo intento. Esta vez me dio tiempo a realizar el test pero con el resultado negativo. Bueno no importa es un 50% a partir de ahora estoy más hormonada, seguro que es más fácil.

Tercer intento. Vuelve a salir el test negativo, y parece que empiezas a sentir la decepción y la desesperación, sólo queda un intento más.

Último intento. Sí o sí, esta vez tiene que ser la buena. Pero no, vuelvo a tener un resultado negativo.

Me llaman de la clínica para una consulta me hacen el test de sangre que vuelve a dar negativo, y el doctor me explica que vamos a pasar a la inseminación artificial, tiene que cambiarme la medicación y tengo que ser muy precisa, ya que necesitan que el óvulo esté en óptimas condiciones y en su punto justo de maduración para la extracción. Genial ya queda poco ahora solo falta que mis ovarios produzcan muchos óvulos y cuantos más, mejor.

Pero claro, nada en esta vida es fácil, en una de las ecos me detectan un pólipo que ha ido creciendo en el cuello del útero, pero no importa no es nada, cuando me hagan la extracción del óvulo que ya tengo firmada, me lo quitan y listo.

Llega marzo del 2020 y el confinamiento. Por suerte ya tenía firmado mi papel con la extracción y fecundación de óvulos y hay que seguir con el proceso, lo único que no pueden hacer por motivos del COVID 19 es quitarme el pólipo, me lo tiene que quitar la Seguridad Social.

En ese momento me lleno de tristeza, con todo lo que está sucediendo en este momento, obviamente lo mío no es prioritario, Así es que vuelta a la espera,  pero antes de que me quiten los pólipos deben extraerme los óvulos.

Por fin me dan cita, qué nervios, qué emoción, qué miedo, tendré suficientes, serán de buena calidad, cuantas dudas cuantas preguntas. Una vez hecha la extracción, paso a consulta cuando se me pasa el efecto de la anestesia, y allí, el doctor nos dice que son de muy buena calidad qué me ha extraído bastantes y que él está contento.

Llega julio y me llaman del hospital para proceder a quitarme los pólipos, nervios otra vez, volvemos a retomar la medicación, estoy en la recta final y no puedo evitar sentir que cosquilleo en mi interior. Son nervios, alegría e impaciencia.

La clínica tiene los resultados, me citan para cambiarme el tratamiento.

El día 27 de agosto es la fecha en la que me introducen el óvulo fecundado.

Anabel preparada

Y allí estoy el día 27 a la hora exacta que me dijeron, vestida con un camisón un gorro y unos patucos. Me pasan a una sala como si fuera un quirófano, la misma donde me extrajeron los óvulos y no sé si reír o llorar. Una vez sentada, la enfermera me dice que si quiero ver el momento de la transmisión, ¡claro que quiero verlo! miró hacia la pantalla y allí veo que en mi interior que dejan una burbujita, y dentro de ella mi óvulo congelado y fecundado. No puedo describir la sensación que tuve, ver el momento en el que introdujeron en mí la vida, el momento en que descongelaron mi óvulo y comenzó a formarse mi bebé.

Pasó una semana hasta que me hicieron la prueba de embarazo.

PO-SI-TI-VO , me dio positivo, a día de hoy todavía me emociono, oigo en mi interior las palabras de la enfermera, enhorabuena.

A las dos semanas de dar el positivo empecé a sangrar con mucha fuerza e intensidad, no me lo podía creer, no sabía qué estaba pasando y no me atendían en la Seguridad Social, solo me decían que me esperara la ecografía, y yo no lo entendía.

¿Y si he perdido a mi bebé? pasó una larga semana hasta que volví a ir a la clínica y allí me hicieron una ecografía para comprobar que todo estaba bien, el sangrado fue debido a la implantación del óvulo en el útero y todo estaba bien afortunadamente.

Después de tantos viajes, tanta medicación y tanta espera por fin estoy embarazada. La última vez que vuelvo a la clínica es para hacerme una ecografía y comprobar que tiene vida. Qué bonito es eso de escuchar por primera vez el latido de tu bebé, quizá algunas mujeres tomen conciencia en ese momento de que están embarazadas, yo afortunadamente tomé conciencia en el momento que vi en el monitor el destello de la descongelación de mi óvulo. Sabía que iba a salir bien, sentía que aunque fue el primer intento iba a salir bien.

Y aquí estoy ya de 13 semanas, sin saber aún si es niño o niña, pero feliz, muy feliz. No voy a negar que aún tengo alguna duda, algún miedo, pero oye qué madre no lo tiene.

Ha merecido la pena luchar para ser mamá soltera, todo el tratamiento, todos los viajes, toda la espera, todo,  porque cada vez que me miro al espejo y veo que mi cuerpo se va transformando, cada ecografía que veo,  veo ahí a mi pequeño, siento como se me llena el alma, como mi vida tiene sentido, ahora solo tengo que ser fuerte, y luchar, por mi bebé y por mí…

Espero que os haya gustado y que os pueda servir de inspiración a las mujeres que quieran ser mamás solteras y al resto de mujeres como un ejemplo de lucha y valentía.

Gracias otra vez amiga por abrirnos tu corazón y servirnos de inspiración.

Recordar que podéis seguirme en Facebook Mami Me Mima blog, también en Instagram @mamimemimablog y si tenéis alguna consulta personal podéis escribirme al correo blogmamimemima@gmail.com y estaré encantada de ayudaros.

¡Muchas gracias familias!

La Verdad

“Aunque la verdad esté en minoría, sigue siendo la verdad”


Mahatma Gandhi

Antes de la vuelta al cole, volví a proponer a mi gran amiga y profe, que si quería volver a colaborar con su experiencia como docente en este regreso tan atípico.

No tengo palabras para describir lo que hay aquí escrito. Es verdaderamente desgarrador saber que tantos compañeros están sufriendo esto, saber que están desamparados y olvidados, con la simple excusa de que los niños no contagian.

Os animo a leerlo, a reflexionar y a dejar de juzgar nuestra preciosa profesión.

Ánimo compañeros, nos esperan meses duros y con mucha incertidumbre.

Y Gracias amiga, por seguir diciendo la verdad y por luchar por lo que quieres y por hacer bien lo que más te gusta y lo que tanto esfuerzo te ha costado sacar a delante.

            Cuando mi amiga Ana me propuso escribir esta entrada, no lo dudé un segundo. Me lo propuso antes de empezar a trabajar, en agosto, pero estaba segura de que iba a tener material para contar… ¡y tanto!

            Soy profesora de Educación Infantil de un cole público del sur de Madrid y me parece una buena ocasión para contar nuestra verdad, la que estamos viviendo miles y miles de maestros y profesores estos días, especialmente en la pública, y no la “verdad” que parece que nos cuentan y venden en los medios de comunicación.

            Llevo meses viendo cómo un montón de colegios (normalmente colegios con alumnado con un alto nivel adquisitivo, con unas instalaciones nuevas y perfectamente acondicionados) nos enseñan cómo han diseñado la vuelta al cole, lo seguro que parece todo, la cantidad de espacios que han habilitado… Pues siento deciros que esa no es la realidad que estamos viviendo.

            Os pongo en situación: la Administración decidió que en plena pandemia los profesores en julio donde mejor estábamos era en casa (con la correspondiente reducción de sueldo, no son vacaciones pagadas, son vacaciones pagadas a costa de nuestros bolsillos), en lugar de estar en los centros trabajando, programando el curso escolar, ayudando a habilitar aulas, haciendo listados de alumnos, estudiando situaciones conflictivas, difíciles, aprendiendo protocolos, extremando las precauciones, comprando material necesario…

            A todo esto, en julio dejan a los equipos directivos (3 personas) programando esta vuelta al cole, en escenario 1, es decir, todo sigue igual con los 25 alumnos por aula y comprando gel y jabón para lavarse las manos, además de hacer todos los trámites administrativos propios de final de curso, como por ejemplo, matriculaciones o traslados de expedientes. A finales de agosto nos dicen que no, que cambiamos a escenario 2 y a contracorriente tenemos que reducir ratios, encontrar sitio donde ubicar al alumnado y solicitar el profesorado necesario para tal fin (en una semana NO DA TIEMPO, aunque alguien crea que sí).

            Como podréis esperar, el día 1 de septiembre nos presentamos en el centro (antes no, estábamos en nuestras vacaciones, ese derecho adquirido que tenemos los trabajadores y también los maestros) y nos encontramos con que nos han cambiado de escenario y tenemos que hacer todo lo anterior descrito. Para ello nos dan 5 días en horario de 9:00 a 14:00, además de realizar los trámites habituales de inicio de curso (que suelen ser bastante tediosos). Conclusión: jornadas interminables, reuniones a contrarreloj, un trabajo físico como nunca, y todo con la sensación y garantía de que no llegas a tiempo… Y así ha sido, el día 8 se incorporaron los alumnos aún sin profesores, con aulas sin montar, con material acumulado en los pasillos… Lo que viene a ser un desastre y un peligro.

            No busco victimizar al colectivo docente, pero sí darle visibilidad. No hemos estado escondidos: hemos trabajado en el confinamiento, muchos 24/7, pendientes de nuestro alumnado y poniendo nuestros medios personales, ya que nadie nos ha dotado de material para el teletrabajo.

Además, no nos hemos incorporado físicamente al centro porque así lo ha decidido la clase política, hemos estado al amparo de lo que han ido decidiendo. Nosotros simplemente lo que hemos pedido desde que esto comenzó es tener garantías sanitarias para poder desarrollar nuestro trabajo (¿alguien no lo ha hecho?).

            Empiezo a estar cansada de escuchar que en el supermercado han trabajado, que los transportistas han repartido y que muchos trabajadores han estado ahí y nosotros no. Cosa que ya he desmentido, pero además, si yo voy al súper y hay mucha gente, no me dejan entrar y si no me pongo la mascarilla tampoco me dejan estar, ¿puedo hacer esto en el colegio? NO.

            Y bueno, si hablamos de medidas sanitarias, todo se reduce a lavarse las manos y “ventilar”. Lo entrecomillo porque normalmente los coles son antiguos, con ventilación escasa y con instalaciones desgastadas (lo que sale en la tele siento deciros que es una minoría muy reducida en nuestro país).

            Mi conclusión a esta entrada es que hemos sido dejados a la improvisación, que ha habido tiempo de hacer más y mejores cosas (obviamente el riesgo 0 es imposible que exista). Claro que queremos trabajar, claro que nos gusta, pero no somos policías ni médicos, simplemente queremos desarrollar nuestro trabajo con unas garantías básicas y coherentes con lo que se está pidiendo a la población (prohibidas las reuniones de más de 10 personas, pero en mi clase diariamente estamos 20 sin distancia ni mascarilla).

            Me da pena esta situación, teníamos la oportunidad de demostrar la importancia de la educación y de colocarla en el lugar que creo se merece, era la ocasión perfecta para prestarle atención, para mejorar condiciones, pero se ha priorizado la economía y ahorrar unos euros en la contratación de personal, y vender que no pasa nada, que los niños no contagian. Solo espero que al final del curso todos mis compañeros lo puedan contar (sí, hay profesores de riesgo trabajando, expuestos mucho más que otros trabajadores, por mucho que digan). Siento si esta frase final es dura, pero es la realidad que estamos viviendo, ya basta de echar azúcar a la vida. Los docentes somos uno de los colectivos más expuesto y hay que decirlo.

            Y ahora el que piense que tenemos muchas vacaciones y que para algo nos pagan, amablemente le invito a estudiar la carrera (y si queréis también una oposición), aprobar e ir a trabajar en plena pandemia con 20 alumnos en un aula pequeña sin distancia ni mascarilla. Suerte y ánimo.

Espero que tomemos conciencia de esta maravillosa profesión y de lo difícil que va a suponer este c

Ánimo a todos los compañeros y compañeras.

Os recuerdo que podéis seguirme en Facebook Mami Me Mima blog, en Instagram @mamimemimablog y está a vuestra disposición el correo electrónico del contacto blogmamimemima@gmail.com

La Tortuga Thea

“Los cuentos ayudan a dormir a los niños pero también para despertar a los adultos”

Jorge Bucay

¡Estoy muy emocionada!

Emocionada por esta bella historia, emocionada por el precioso cuento que hoy os quiero enseñar y emocionada porque esta es la segunda colaboración de Ana y parece ser que esto no se va a quedar aquí.

Muchas gracias querida Ana por querer compartir con nosotros tu proyecto y tus ilusiones, por esta pasión con la que vives esta aventura y que nos haces llegar a través de tus palabras.

Os sigo animando a la introducción a la lectura de los pequeños, a tener una bella biblioteca para ellos donde disfrutéis toda la familia y sobre todo os animo a ayudar a todas estas personas que publican sus ilusiones con mucho esfuerzo y con mucho amor.

Muchas gracias de verdad por esta preciosa colaboración.

Hoy quería contaros una pequeña gran aventura en la que mi amiga Nina y yo nos embarcamos hace dos años. Como todo buen cuento tiene un final feliz y espero que os guste.

Todo empezó a principios del año 2018, yo, mi nombre es Ana por cierto, estaba pensando en hacer un curso de escritura de cuentos porque me apetecía mucho escribir. Se lo comenté a mi amiga Nina y me dijo, – ¿lo escribimos juntas?

Me encanta la gente como ella decidida y dispuesta a hacer cualquier cosa siempre.

Bueno pues dicho y hecho, nos pusimos a la tarea, fue un proceso muy bonito. Cuando ya lo teníamos escrito, que parecía la parte más difícil, llegó la hora de buscar ilustrador. Hablamos y buscamos diferentes opciones pero no había ninguna que dijéramos “así queremos que sea nuestro cuento”, hasta que un día se nos ocurrió la idea de contar con los mejores ilustradores del mundo; los niños. Al fin y al cabo el cuento iba dirigido a ellos, ¿quién mejor para plasmar la idea de nuestra historia?

Ahora era momento de pensar cómo íbamos a organizar el proceso de ilustración. Teníamos que buscar un sitio para quedar con los niños, buscar material y organizar las ilustraciones.

Hablamos con el dueño de la papelería Paper Tree y nos prestó su sala para quedar con los niños.

Recuerdo esa mañana con mucho cariño. Llegamos allí, preparamos todo y esperamos impacientes a que vinieran los niños. Cuando llegaron los niños lo primero que hicimos fue contarles nuestra historia, para qué estaban allí y que nos encantaría que nos ayudaran. Todos entusiasmados, estaban encantados con la idea y estaban deseando de empezar la tarea para la que habían venido.

¡Y sin más comenzamos! Les contamos el cuento, lo mejor de todo era ver sus caras al escucharlo. Es algo que siempre admiro; la atención que ponen los niños al escuchar una historia. Era la prueba de fuego, íbamos a comprobar el valor de nuestra historia, al final, es una historia escrita para ellos. Y pasamos la prueba, la historia les encantó.

Empezamos la tarea de aquella mañana, repartimos las pinturas y los lápices y las escenas que cada uno debía dibujar. Estaban todos concentrados igual que si fueran profesionales, era un placer verlo. No podría describir todas las emociones que sentimos esa mañana. Estábamos muy orgullosas, nuestro sueño empezaba a ver la luz y tenía una luz muy bonita y la música de fondo eran risas, risas de niños – sonaban a la mejor canción del mundo.

La mañana terminó con un montón de obras de arte, a cada cual mejor, el resultado había sido estupendo.

El mismo proceso lo repetimos en Jadraque, porque la tierra tira, y yo, con permiso de mi amiga, quería que los pequeños artistas de allí tuvieran su oportunidad también. El resultado fue maravilloso.

Tanto en Guadalajara como en Jadraque no estuvimos solas, contamos con la ayuda de algunas amigas que se prestaron y quisieron participar en este gran proceso. Muchas gracias, ellas saben quiénes son.

La tarea de ahora era la más difícil, entre tantas obras de arte teníamos que elegir 15. Podemos aseguraros que fue sin duda la tarea más difícil y mas larga de realizar. Hicimos varias rondas de elección y finalmente obtuvimos el resultado deseado.

Bueno, parecía que estaba todo hecho, pero no… quedaba mucha tarea por delante.

Ana y Nina

Una vez elegidas las imágenes hablamos con la editorial y ahí comenzaban los plazos. Queríamos tener el cuento para diciembre, así que había que trabajar duro para poder llegar a nuestro objetivo.

Ahora había que montar las imagines, editarlas, para cuanto antes mandarlo a la editorial, nos mandaran de nuevo la maqueta, darle el visto bueno o corregir lo que no nos gustaba y volverlos a mandar. Así sucedieron las siguientes semanas, idas y venidas de e-mails, llamadas de teléfono y horas en el ordenador de duro trabajo.

Mereció la pena. Todo el trabajo que habíamos realizado y por fin llegó el e-mail de Pepe, nuestro editor; el cuento estaba listo y las máquinas se iban a poner a funcionar para que nuestra pequeña gran obra, “La tortuga Thea“ viera la luz. Es un cuento bilingüe que habla de la inclusión.

Pepe hizo todo lo posible para que nuestro cuento llegara antes del puente de la Constitución y poder hacer la presentación en Jadraque, cómo no!

El día que llegaron los cuentos, fue todo emoción. Teníamos en nuestras manos nuestra obra. Era una maravilla, era preciosa, había quedado espectacular.

Y llegó el día de la presentación, la realizamos como ya os hemos dicho en Jadraque, en el bar de mis padres, el Alto Rey. Quedamos a las 6 de tarde, nervios comenzaban a moverse en el estómago, era una sensación… no sabría cómo describirlo.

Ana y Nina

Comenzamos el gran evento contando nuestro cuento y después habíamos preparado una manualidad para hacer con los niños; unas tortugas que hacían honor a la protagonista de nuestra historia.

La sala se llenó, se llenó de gente que nos quiere y nos aprecia, podíamos sentir el cariño en cada firma, en cada mirada de todos y cada uno de los que asistieron. Y como no, ese día no nos podíamos olvidar de los grandes protagonistas, los niños, esos que nos habían ayudado a llegar hasta allí.

No podemos terminar este artículo sin dar las gracias a toda la gente que ha participado en nuestra historia de una manera u otra. Si esto ha sido posible, ha sido gracias ellos.

Podéis adquirir nuestro cuento contactando con nosotras, te lo dedicaremos con mucho gusto y además en Amazon, Google Play, La casa del libro y El Corte Inglés.

Recordar que podéis seguirme en Facebook Mami Me Mima blog, también en Instagram @mamimemimablog y si tenéis alguna consulta personal podéis escribirme al correo blogmamimemima@gmail.com y estaré encantada de ayudaros.

¡Muchas gracias familias!

Yo soy feliz

“En cada niño debería poner un cartel que dijera: Tratar con cuidado, contiene sueños”

Mirko Badiale

Hace ya cinco años que Vanessa, un terremoto de mujer, apareció en mi vida siempre acompañada de su sonrisa.

Su pequeño hijo asistía a la escuela donde trabajo y desde el principio tanto ella como su familia tuvieron una gran conexión con todas nosotras. Es esa familia que siempre está, siempre tienen buenas palabras, siempre tienen el gracias y la sonrisa cerca, esa familia que te hace sentir orgullosa de tu trabajo.

Su pequeño ya está en el cole desde hace varios cursos, pero ella sigue muy cerca de mí, algo extraño y que no suele suceder o sucede muy pocas veces, por eso, cuando pasa, hay que agarrar fuerte esa amistad y no dejarla partir.

Hemos coincidido mucho, hemos hablado muuuucho, nos hemos apoyado y entendido solo con una mirada y ahora tengo el gran privilegio de que quiera colaborar en mi pequeño proyecto con su gran cuento por el que tanto ha luchado, porque ella es así, una luchadora ante las adversidades de la vida.

Yo soy feliz, un gran cuento de una maravillosa mujer, una maravillosa profe, una maravillosa amiga, pero sobre todo, una maravillosa mami ¡Gracias de corazón! Estoy muy feliz de que podáis conocerla y disfrutarla.

Tuve la suerte de conocer a Ana hace cinco años. Es un ser adorable, pues va repartiendo alegría y sonrisas entre los niños y las niñas de la escuela infantil en la que trabaja. Fue una de las educadoras de mi hijo, y siempre actuaba con dulzura y mimo al mismo tiempo que establecía rutinas y límites.

Hoy, me brinda este espacio suyo de ideas, sensaciones, emociones y sueños que se convierten en realidades tangibles con cada colaboración, con cada post que sube repleto de creatividad, con cada imagen reflejando el color y el amor desde el que trabaja. Por tanto, Ana es uno de los ingredientes de mi propia receta de la felicidad. Si siguen leyendo este artículo, entenderán el por qué de esta frase.

Para los que no me conocen, mi nombre es Vanesa, y me dedico a dos profesiones bellísimas: la enseñanza y la escritura.

En este bello paseo por su blog vengo a mostrar mi sueño hecho realidad: la incursión en la literatura infantil. Mi recorrido por este camino del cuento infantil es relativamente reciente, ya que comenzó a finales de 2017. No obstante, desde el principio vengo trabajando con la misma ilusión, entusiasmo y amor que Ana pone en sus proyectos.

Vanessa y Raquel

Yo soy feliz es un cuento catalogado como álbum ilustrado de 5 a 8 años, que  vio la luz en Diciembre de 2018. El proceso creativo ya había comenzado en 2017, y luego vinieron todos los pasos necesarios hasta poder salir a los cauces de promoción y venta casi un año después de la mano de Ediciones Camelot. Mientras me encontraba inmersa en la búsqueda de ilustrador o ilustradora que diera color y vida a mis personajes, apareció Raquel Aguilar. Me mostró su forma de dibujar y me quedé impactada por el bello colorido que pone en sus trabajos, de modo que lo tuve claro desde que conectamos.

La idea del cuento surge a raíz de un delicado trance de salud por el que pasé hace unos años. Tras una conversación con mi hijo, éste me dijo que era muy feliz, pronunciando, de este modo, las palabras que darían lugar al título. De ahí que no pudiera cambiar el nombre del protagonista porque sería una traición a mi pequeño cachorro.

Yo soy feliz es el diálogo entre el pequeño Elías y su ratón de peluche, Marcelo. En su conversación van añadiendo los ingredientes que conformarán la receta de la felicidad vista desde los ojos de un niño.

Así, valores como el amor, el respeto, la tolerancia y la aceptación de la diversidad se cocinan en este cuento con el que pretendo extender la labor pedagógica más allá de las aulas. El aprendizaje es bidireccional porque los niños aprenden de los adultos y viceversa.

Imagen del cuento Yo soy feliz

En esta etapa de pausa obligada que nos está tocando vivir,  teniendo que adaptarnos a una nueva realidad en la que el tiempo es un bien que no escasea como antes,  cobran un marcado valor los mensajes de Yo soy feliz que hacen alusión a la necesidad de encontrar tiempo para reflexionar, y ser capaces de ralentizar el frenesí de  la vida de vez en cuando. Y como bien dice el personaje principal, “más risas y menos prisas”.

Hay un nuevo cuento cocinándose, así que puede que muy pronto vuelva a darme otro paseíto por estas avenidas hermosas de mamimemimablog.

Para Ana. Gracias por acompañarme en esta hermosa aventura, y abrir ventanales de luz a mis proyectos.

Links de interés:

https://www.lne.es/cuencas/2018/12/29/feliz-cuento-amor-respeto-aceptacion/2403679.html

https://cadenaser.com/emisora/2020/01/02/ser_madrid_norte/1577948553_825304.html

https://cplleronclarin.wordpress.com/2019/04/30/cuentacuentos-con-vanesa-gonzalez/

http://ceiparturoduo.oyemiradio.com/podcasts.php

Puntos de venta:

https://www.casadellibro.com/libro-yo-soy-feliz/9788494940248/8929885

https://www.elcorteingles.es/libros/A30328927-yo-soy-feliz-tapa-blanda-9788494940248/

https://www.amazon.es/s?k=yo+soy+feliz+vanesa+gonzalez&__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&ref=nb_sb_noss