Novedades para el mes de Junio

«Lo que se les da a los niños ahora, los niños lo darán a la sociedad»

Karl Menninger

Y llega Junio con novedades en los Talleres de Crianza Respetuosa.

Este mes es un poco complicado y no puedo complicarmelo más con talleres en directo.

Estoy fuera de casa, con los exámenes a la vuelta de la esquina y con varias colaboraciones importantes en las que estoy trabajando y tengo que entregar.

Priorizar, eso es lo importante.

Pero no os preocupéis, si estáis interesados en realizar alguno de los Talleres disponibles, a partir del mes de Julio los tendréis disponibles grabados y con descuentos en Asesoramientos.

Durante todo este mes los voy a preparar y los voy a grabar para que podáis comprarlos y escucharlos cuando podáis y las veces que necesitéis.

Y además de las grabaciones de los Talleres… ¿Qué más os vais a encontar en vuestra compra?

  • Documentación complementaria para el Taller
  • 6 meses de consultas gratuitas vía email
  • 2 clases de dudas en directo vía zoom
  • Un descuento del 20% en los Asesoramientos a Familias

Como os digo, durante este mes, voy a trabajar en las grabaciones y os iré poniendo al día de todo en Redes y en el Blog, os iré anunciando novedades y precios, pero si tenéis alguna duda o necesitáis más información sobre alguno de los talleres, estoy disponible en el correro blogmamimemima@gmail.com

¡Os espero con muchas ganas!

¡Gracias Familias! Y ¡Feliz Crianza!

Anuncio publicitario

Taller Gestión Emocional en la Primera Infancia

«Cada día reserva al menos un momento para bailar al son que marquen tus hijos»

Álvaro Bilbao

Hoy os traigo los post del Taller de Gestión Emocional en la Primera Infancia, un taller muy especial donde vamos a conocer el cerebro de nuestros pequeños y su desarrollo, para entender muchas cosas de las que hacen, piensan y para acercarnos a su mundo y a su vida.

Ser padres conscientes para conectar con ellos en esta crianza respetuosa.

La importancia de acompañar a nuestros hijos siempre y su repercusión en la crianza, las necesidades en la primera infancia, los ímites, las etiquetas, los premios, castigos o chantajes y su impacto en su vida.

Conocer, sentir, saber cada emoción en nosotros y en ellos ¿Os interesa?

Nos vemos el sábado 17 de abril a las 17:00 horas ¡Os va a encantar!

Y recuerda…

– Los talleres son vía internet, con la plataforma zoom, os mandaré el enlace a la sala antes de empezar

– Las plazas son limitadas, para crear tribu, para que podáis hablar y expresaros con total libertad

– Tendréis documentación adicional relacionada con el taller

– El precio es de 25€ por persona

– Sí queréis venir la pareja, el precio es de 40€

– Vais a tener un descuento especial para los Asesoramientos a Familias solo por haber asistido a uno de los talleres de Mami Me Mima

Si necesitas más información y para reservar tu plaza para cualquier taller, puedes escribirme a blogmamimemima@gmail.com

¡Gracias Familias! Y ¡Feliz Crianza!

Desayunos que dan para mucho

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que habita en dos almas”

Aristóteles

Esta mañana he desayunado con mi querida amiga Vanessa, autora del cuento Yo soy feliz y con quien a lo largo de estos últimos años, he cultivado una bonita amistad.

Una amistad que empezó en la escuela donde yo trabajaba y ella llevaba a su hijo y que ha derivado en muchos mensajes y llamadas telefónicas de aliento y apoyo.

Una persona con la que conectas y cuanto más hablas con ella, más llegas a conectar. Una personita para guardar muy dentro del corazón.

Pues en nuestro café, mientras el Pequeño Caballero nos hacía su teatro de dinosaurios, hemos hablado de algunas cosas, pero sobre todo hemos hablado de crianza, de crianza respetuosa.

Nos miramos y nos reímos, pero es así. A veces te sientes como un bicho raro cuando explicas tu forma de criar. A veces te sientes juzgada, sientes que no te comprenden, que quizá sería más fácil volver a lo tradicional, pero no.

Cuanto más juzgada te sientes, la vida te manda a esa amiga, ese desayuno, ese café y esa risa nerviosa de “yo me siento igual, pero no importa, este es el camino”.

¿Por qué esta elección a la hora de criar?

¿Por qué no quiero gritos, castigos, chantajes, mentiras o azotes a tiempo?

¿Por qué no quiero televisión o móviles?

¿Por qué prefiero dejar lo que estoy haciendo para jugar a dinosaurios?

¿Por qué demostrar mi amor incondicional en cualquier situación?

Mamá y Pequeño Caballero

¿Por qué el escuchar con atención sus necesidades y emociones?

¿Por qué no le dejo llorar para que aprenda?

¿Por qué se viene a mi cama o a mis brazos cuando lo necesita?

¿Por qué…..? Todo lo que se os ocurra…

Porque sí.

Porque creo firmemente en el respeto, en una infancia respetada, en el desarrollo completo del niño si es respetado con amor y con límites.

Porque lo que se ha hecho toda la vida es el camino fácil, es repetir patrones sin pensar, es no querer ver nuestras propias heridas de la infancia, es querer dejar en un rincón alejado de nuestra memoria aquellas cosas que nos hicieron sufrir, es justificar sin ningún argumento sólido, es normalizar la violencia hacia los más vulnerables, nuestros hijos. Y no, no lo quiero.

¿Y entonces? ¿Qué es la crianza respetuosa?

Es una crianza consciente, ser consciente de lo que hacemos, de quienes somos y por qué actuamos así con nuestros pequeños.

Es hacer un ejercicio de autoconocimiento cada día, es no pagar las frustraciones que tenemos con los demás, es vernos, conectar con nosotros mismos y con nuestra familia, es saber escuchar y actuar con coherencia, tratar a nuestros hijos como queremos que nos traten a nosotros sí, pero también como queremos que ellos traten a los demás en un futuro. Es tener claro que nosotros somos su ejemplo a seguir y debemos saber qué decir y qué hace en cada minuto que estamos a su lado.

¿Difícil? Es todo lo fácil o difícil que nosotros lo queramos hacer.

Lo más importante para esta crianza respetuosa y consciente es tener claro que somos nosotros quienes la guiamos gracias a unos principios básicos:

Confianza
  •  PRESENCIA. Estar presentes en todo momento para nuestros hijos. Presentes de verdad, dejar el móvil, la televisión, todo lo que nos pueda distraer para prestar toda nuestra atención a sus necesidades. Esta es la única manera que tenemos de conocer verdaderamente a nuestros hijos, lo que les ocurre, lo que les preocupa o lo que les hace felices.
  • VALIDAR Y EMPATIZAR: Con lo que les ocurre, con lo que sienten y con lo que muestran, sin juzgar, solo entendiendo.
  • ESCUCHA ACTIVA: Escuchar lo que nos tienen que decir en cada momento para ayudarles a conocer el mundo y conocerse a ellos mismos.
  • NO IGNORAR: Nunca ignorar el llanto o una emoción. Podemos diferenciar en entre emoción y acción. La emoción es válida, se siente lo que se siente, quizá es la acción lo que se debe depurar, pero siempre con respeto.
  • CONEXIÓN EMOCIONAL: Conexión con ellos, con lo que nos quieran contar y nosotros actuar sin juicios, quitarnos ese juicio adulto.
  • CONTACTO FÍSICO: Abrazar, besar, dar la mano. Y no solo en los momentos que nosotros queramos, dejar que ellos vengan y responder. Nunca el exceso de cariño será una forma de malcriar, al revés, el cariño y el amor incondicional es la mejor manera de criar a nuestros hijos.
  • CONFIANZA: Confiar en ellos, en los límites que les hemos puesto, pero también en su juego libre, sin intervenir, dejando que vuele su imaginación y su aprendizaje.
  • HONESTIDAD: No mentir, adaptar nuestra forma de hablar, pero siempre ser honestos con ellos, agachándonos a la hora de decires algo, mirarles a los ojos y con ese contacto físico.
  • ROMPER PATRONES: Lo de toda la vida, muchas veces ya no es lo mejor. Si quieres cambiar algo, cámbialo, la educación está en constante movimiento y cambio, actúa bajo tus principios y criterios respetuosos.
  • RESPETO: Fundamental en cualquier relación y también en nuestra relación y nuestro día a día con los niños. Si nosotros como adultos no les respetamos en sus emociones, sentimientos o actuaciones, no podemos pedir que ellos respeten a los demás, ya que el respeto es el valor que damos a las demás personas.

Y ante todo esto, como padre o madre, fuerza, mucha fuerza ante las críticas y las miradas. Siempre llega ese desayuno con esa amiga especial que piensa como tú, que te da fuerzas para seguir, que te alienta y te apoya ¡Gracias amiga!

Si te interesa la educación respetuosa, la educación en emoción, la educación consciente, si tienes hijos o estás embarazada, puedes ponerte en contacto conmigo y te informaré de todos los talleres que tengo disponibles.

Recordar que también podéis encontrarme en Facebook Mami Me Mima blog y en Instagram @mamimemimablog y para cualquier duda, podéis poneros en contacto conmigo a través del correo electrónico blogmamimemima@gmail.com

¡Gracias Familias!

Nos vemos en los próximos talleres online

Crianza Respetuosa

“La infancia es fugaz. Que nuestra obsesión por corregirla no nos impida disfrutarla”

Carlos González

Como sabéis, estoy en un momento de muchos cambios en mi vida.

Dejé mi trabajo como maestra, trabajo que por cierto ha sido mi vida y me encanta, me metí de lleno en el blog y en las redes sociales y empecé mi propio camino en la educación con talleres y asesoramientos a familias.

Todo esto ha sido en muy poco tiempo, compaginándolo con 24 horas al día de crianza del Pequeño Caballero.

Súper Papá también ha sufrido muchos cambios que han afectado a su trabajo y a nuestra armonía familiar, pero solo son pequeños baches, nada que no podamos superar todos juntos.

No os voy a negar la evidencia, nada de esto es fácil, emprender en plena pandemia, cambios en casa, estar lejos de la familia… Mucho de esto os suena seguro.

Taller Gestión Emocional

Uno de mis principales objetivos en estos talleres es hacer tener una visión de la Crianza Respetuosa, del camino en emoción para una crianza real y tranquila. Hacer ver por qué los gritos, los castigos, los chantajes, las relaciones verticales, el “porque yo lo digo” o la violencia, en cualquier sentido, no funciona a la hora de criar niños felices, fuertes, independientes, empáticos y demás adjetivos que queráis para vuestros hijos en un futuro.

¿Qué necesitan nuestros pequeños?

Necesita nuestra palabra, pero cuidado con esa palabra.

La palabra que viene de la persona a la que más amas puede engrandecer, hacer de ti una persona fuerte, pero también puede volverte pequeñito, puede destrozarte o puede etiquetarte de por vida.

Entonces… ¿Sabemos realmente cómo hablamos a nuestros hijos? ¿Sabemos hasta donde llegan nuestras palabras? ¿Somos conscientes de lo que les decimos cada día? Es una reflexión que deberíamos hacernos, pararnos a pensar en cómo hablamos a nuestros niños.

Para tener esta Crianza Respetuosa, esta Crianza en Emoción debemos saber que las necesidades de nuestros niños deben estar cubiertas, pero no solo las necesidades fisiológicas como las de sueño, alimentación e higiene, que evidentemente son vitales, sino también las necesidades emocionales, que siempre deben estar al mismo nivel que las fisiológicas.

Estas necesidades emocionales se pueden resumir en:

  • Necesidad de afecto y contacto. Esta necesidad comienza en el mismo momento del parto, con ese piel con piel tan importante tanto para la mamá o el papá, si la madre no pudiera, como para el bebé. Esta necesidad debería seguir cubierta a lo largo de los años, nosotros, como adultos y padres, seguimos teniendo esa necesidad de contacto con nuestras personas de apego ¿Quién no necesita un abrazo de su padre, madre, pareja o de su hijo o hija?
  • Necesidad de atención o necesidad de pertenencia, es decir, nuestros niños necesitan pertenecer a la familia y por eso necesitan llamar nuestra atención, nos están diciendo, papá y mamá, aquí estoy, hazme caso, dime que pertenezco.
  • Necesidad de llanto, necesario para la supervivencia, debemos atender siempre el llanto de nuestro pequeño o pequeña, porque un niño que llora es un niño que sufre, SIEMPRE.

Estas necesidades son primordiales, no podemos sustituirlas por necesidades como pantallas, azúcares, juguetes o artilugios que nos venden como necesarios para la crianza.

Este camino de la emoción empieza con una introspección en nosotros mismos. ¿Qué quiero decir? Debemos ver y conocer nuestras propias emociones para ver y conocer las emociones que les ocurren a nuestros pequeños y poner voz y palabra a esas emociones intensas que les están ocurriendo continuamente.

La emoción es universal, se siente lo que se siente y jamás debemos quitar importancia a esa emoción, nadie puede juzgar nuestra emoción, asique nosotros tampoco debemos juzgar las emociones de nuestros pequeños, debemos acompañarlas y validarlas, poner palabra a lo que sienten y que ellos poco a poco vayan conociendo eso que sienten y actuando en consecuencia.

Nosotros somos su espejo. Todo lo que hagamos o digamos va a dejar una huella profunda en nuestros niños, así que debemos saber qué padres queremos ser, qué espejo queremos mostrar.

Creo firmemente que la maternidad o la paternidad  es una segunda oportunidad, que elegimos libremente, para poder revivir de nuevo nuestra propia infancia. No quiero que me malinterpretéis. No creo en absoluto que nuestros hijos deban cumplir nuestros propios sueños frustrados o nuestras altas expectativas, para nada. Creo que nosotros, como padres podemos hacer una vivencia de nuestra niñez, quedarnos con los buenos recuerdos y volver a vivirlos con nuestros hijos (yo recuerdo a mi padre leyéndome Fray Perico y su borrico en mi cama, y a parte de los beneficios de la lectura de cuentos a la hora de dormir, me encanta ese momento porque vuelvo a mi infancia, a mi padre arropándome y leyendo) también podemos recordar momentos no tan buenos y tenemos el poder de cambiarlos con nuestros niños.

Este fin de semana, en uno de los talleres, me emocioné mucho cuando un papá que asistió se abrió y me contó que su padre, muy estricto en su educación, era un campeón del Dominó pero que nunca había jugado con él a absolutamente nada, ni siquiera al Dominó y él creía que su hija se merecía unos recuerdos bonitos, así que todos los días buscaba un rato para tirarse en el suelo y jugar con ella.

Os tengo que decir que me emocioné enormemente y es ahí donde quiero llegar, a esto precisamente me refiero cuando os hablo de esta segunda oportunidad para revivir nuestra infancia.

Vamos a aprovecharnos de esta segunda oportunidad, de este espejo que somos, para hacer de la crianza un momento feliz y completamente lleno de amor.

Si queréis saber más, si os interesa este camino de Criar en Emoción y en Respeto, no dudéis en poneros en contacto conmigo.

Espero haberos ayudado, recordar que podéis seguirme en Facebook Mami Me Mima blog, también en Instagram @mamimemimablog y si tenéis alguna consulta personal podéis escribirme al correo blogmamimemima@gmail.com y estaré encantada de ayudaros.

¡Muchas gracias familias!