Sentir Emociones

“He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, también olvidará lo que hiciste, pero jamás olvidará cómo les hiciste sentir”

Maya Angelou

Siguiendo con la línea del último post sobre Inteligencia Emocional ¿Qué es la Inteligencia Emocional?, hoy os vengo a hablar sobre las emociones.

Las emociones, esas, para muchos, desconocidas que nos acompañan cada día, en cada momento, que muchas veces hablan por nosotros y que otras veces ni entendemos ni comprendemos, pero que ahí están y afloran de diferentes maneras en diferentes ocasiones.

Las emociones básicas, ya he hablado de ellas en el post Inteligencia Emocional Para Educar, son:

  • Tristeza
  • Asco
  • Miedo
  • Enfado
  • Alegría
  • Sorpresa

De ellas derivan las llamadas emociones secundarias como vergüenza, culpa, orgullo, entusiasmo, satisfacción, complacencia o placer.

Y también llegan nuestros sentimientos, lo que sentimos al vivir determinada experiencia y que llega a través de cualquiera de las emociones básicas.

Y ¿Qué tienen en común todas las emociones?

  • Son universales, todos los seres humanos las sentimos
  • No se pueden ocultar
  • Son muy rápidas
  • También las sentimos en el cuerpo, no solo en la mente
  • Si están reprimidas o no expresadas, buscan otra vía de escape en el cuerpo

La función principal que desempeñan, es la adaptación al medio, por eso no podemos clasificarlas como emociones buenas y malas o emociones positivas y negativas, ya que todas cumplen funciones muy importantes para esa adaptación y para la propia supervivencia.

Si un bebé no siente miedo al ver una escalera, puede tirarse por ella con las fatales consecuencias.

Todas las emociones son importantes y necesarias en la vida, nos dan información de nosotros mismos, de nuestro mundo interior, pero también del mundo exterior.

Si nosotros como adultos, como padres o educadores, que estamos en estrecha relación con niños y niñas, que somos parte importante de su educación y de su crianza, no somos plenamente conscientes de nuestras emociones, no las vivimos, no las reconocemos, no actuamos en consecuencia con ellas… ¿Qué consecuencias puede traer?

Las consecuencias pueden ser muy nefastas, para nosotros mismos por supuesto, pero también para nuestros pequeños.

Si, por el contrario, decidimos conocernos a nosotros mismos, conocer nuestro mundo interior, viendo nuestros potenciales reales, pero también nuestros límites, viendo nuestras propias creencias y como nos pueden llegar a afectar en nuestras decisiones, viviendo nuestro día a día siendo plenamente conscientes de lo que sentimos, de como lo sentimos, de la intensidad con la que sentimos y todo lo que deriva de eso que sentimos.

Si realmente somos conscientes de todo esto, podremos educar con sentido común, con emoción, con acompañamiento emocional.

Si nosotros sabemos observar nuestras propias emociones, podremos observar las emociones de nuestros niños y niñas y ayudarles a ese conocimiento a ellos y ellas, a poner nombre a lo que están sintiendo y a actuar en consecuencia y en base a su desarrollo y su edad.

Un niño que crece rodeado de personas emocionalmente inteligentes, podrá llegar a conocerse, a identificar lo que siente y lo que necesita y a pedirlo sin miedo, porque sabe que esos adultos disponibles le van a ayudar, le van a satisfacer esa necesidad que está sintiendo.

Educar a niños y niñas emocionalmente inteligentes hace que desarrollen todas sus capacidades al máximo, hace que no nos quedemos en el simple hecho de los resultados académicos, hace que sean capaces de ver en ellos mismos hasta donde pueden llegar en lo que más les interesa.

En definitiva, hace que puedan desarrollar al máximo esas Inteligencias Múltiples que todos poseemos y que muy pocos hemos llegado a desarrollar por completo.

Ser adultos emocionalmente inteligentes educando, brinda también la capacidad de observar esas inteligencias que se van desarrollando en los niños y niñas.

Lo más importante para educar desde la emoción y desde el acompañamiento emocional, es conocernos a nosotros mismos, es mirar dentro de nosotros, es conocer y reconocer nuestras propias emociones, como nos sentimos con ellas y como actuamos cuando las sentimos.

Cuando somos conscientes de nosotros mismos, es cuando podemos ser conscientes de lo les sucede a los demás.

¿Os animáis a educar en emoción?

En los próximos posts os hablaré de la Teoría de las Inteligencias Múltiples, muy acorde con esta Educación Emocional.

Y si queréis empezar a llevar esta Educación Respetuosa y basada en la emoción, recordar que tenéis disponibles todos mis talleres en formato vídeo que recibiréis en vuestro correo para que los podáis ver a vuestro ritmo.

¡No dudéis en pedirme información sobre ellos!

¡Nos vemos la próxima semana con la Teoría de las Inteligencias Múltiples! Y también nos vemos en redes con un montón de ideas y propuestas para las tardes de invierno en casa, estoy en Facebook Mami Me Mima blog y en Instagram @mamimemmimablog

Y siempre disponible para vuestras dudas y consultas en el correo blogmamimemima@gmail.com

¡Muchas Gracias Familias! Y ¡Feliz Crianza!

Anuncio publicitario

Emoción es poco

“Los circuitos cerebrales de la empatía emocional comienzan a funcionar en la primera infancia

Daniel Goleman

No sé cómo empezar este post, la emoción me llena y la alegría me desborda, hacía mucho tiempo que no me sentía así.

Cuando decidí embarcarme en este proyecto y dejar mi trabajo, lo hice con muchos miedos, con un futuro muy incierto, y en cierta medida sigue siendo así, pero poco a poco este pequeño y bonito proyecto, este MINIMUNDO va tomando forma.

Cada día es un pequeño paso, hay días que desespero no os lo voy a negar, pero luego llega un día maravilloso y todos mis miedos se esfuman.

Poco a poco el blog va creciendo, nuevos contenidos, nuevos proyectos, nuevas colaboraciones, personas que aparecen dispuestas a ayudar y a ofrecerte un poquito de ellos sin esperar nada a cambio, poco a poco el camino se va haciendo, con esfuerzo, con trabajo y claro, también siendo un poco pesada con toda la gente que apoyáis.

Mi barrio se va llenando con los carteles, el boca a boca cada vez es más fuerte y mi sonrisa cada vez es más grande.

Todo el trabajo, todos los cursos, todas las clases, toda la formación y experiencia van obteniendo su fruto.

Un trabajo nada fácil, un camino lleno de piedras que sortear pero al final del día, cuando me acuesto en la cama, me acuesto feliz como hacía mucho tiempo que no lo era.

Todo es empezar, todo es arrancar, esto es lo que más he escuchado en las últimas semanas, bueno, quizá en los últimos meses y es verdad, hoy puedo decir que sí, que todo es empezar, que te den esa oportunidad y puedas emprender, puedas llegar y puedas transmitir todo lo que llevas dentro.

Tengo que decir que esa maravillosa oportunidad, ese arranque, me ha llegado hoy de a mano de mi maravillosa Casa Grande.

Casa Grande

Esos nervios mezclados con felicidad, esas emociones equiparables a las que puede sentir “un niño con zapatos nuevos” así estaba yo hoy.

Y la respuesta no ha podido ser mejor, no ha podido ser más bonita.

Gracias por apoyarme, por escuchar todo lo que tenía que decir, por esas miradas vuestras como si yo estuviera revelando el mensaje más importante del mundo.

Me he sentido arropada, tranquila, escuchada y comprendida. Ver asentir a todos esos papás a lo que yo decía, ha sido impresionante y precioso a la vez.

Muchas veces me he sentido extraña con este camino de la crianza, pero poco a poco, día a día, en mi camino se han ido cruzando papás y profesionales que pensaban como yo, que validaban mis ideas y mi mundo y es gracias a todas estas personas que me han apoyado que mi pequeño proyecto, mi pequeño blog es cada vez más grande y más valioso.

Hoy puedo decir que este pequeño motor ya ha arrancado y estoy segura de que esto es solo el principio.

Soy consciente de que no va a ser fácil, de que me queda mucho camino y mucha lucha, muchos momentos complicados y otros muchos momentos felices, como el día de hoy, que me da esperanza para seguir, para luchar y para soñar.

Mi Pequeño Caballero llegó a mi vida para poner patas arriba todo mi mundo, para cambiar mi pensamiento y mi manera de ver la realidad y es gracias a él por quien este proyecto está en pie, es por él por quien sigo luchando por nuestra felicidad y por nuestro bienestar.

Y sí… ¡Emoción es poco! No me llegan las palabras para expresar todo lo que siento, está siendo una semana muy intensa… Y solo estamos a martes!!! No quiero adelantarme, no quiero visualizar un futuro lejano, prefiero vivir el día a día, disfrutar de todo lo bueno que me está pasando y seguir luchando por mi sueño, seguir luchando por ofrecer toda mi ayuda a quien lo necesite, por seguir impartiendo mis conocimientos y mis experiencias para hacer de este camino de la crianza algo más tranquilo y real.

Aquí estoy para todos esos papás, mamás y educadores que necesiten mi ayuda, para divulgar este camino de crianza respetuosa y educación emocional.

Estoy trabajando en talleres preciosos llenos de amor y de respeto para poder ayudaros y daros herramientas para vuestro día a día.

Si os sentís solos, si os sentís desbordados, si sentís que os falla la conexión con vuestros pequeños, os podéis apuntar a mis talleres o podéis pedir mi asesoramiento individual y aquí estaré dispuesta a ayudaros en todo lo que pueda.

Solo quiero que sepáis que no estáis solos, que todo lo que sentís es normal, todos lo hemos sentido alguna vez, este camino de la crianza no es fácil, pero si conseguimos ser una tribu de apoyo todo será más sencillo de ver y comprender.

Os espero en este MINIMUNDO, en mi pequeño MINIMUNDO lleno de amor, de respeto y de emoción hacia nuestros pequeños.

Espero haberos ayudado, recordar que podéis seguirme en Facebook Mami Me Mima blog, también en Instagram @mamimemimablog y si tenéis alguna consulta personal podéis escribirme al correo blogmamimemima@gmail.com y estaré encantada de ayudaros.

¡Muchas gracias familias!