Ya Vienen los Reyes Magos

«La inocencia de un niño es una fuente inagitable de energía»

Michael Jackson

¡Qué poquito queda para la noche más mágica del año!

Recuerdo esos nervios en el estómago, esas vueltas en la cama, levantarme para mirar por la ventana, mirar hacia el cielo esperando ver la magia de los Reyes Magos, dormir y despertar y volver a dormir, hasta qué por fin salía el sol.

Recuerdo salir corriendo para abrir todos los regalos, pero la emoción de saber que los mismos Reyes Magos habían estado en casa lo superaba todo…

No solo habían dejado regalos… ¡¡Se habían comido todo lo que preparábamos!!

Creo realmente que sí, que es una noche muy mágica para los niños y niñas y también para nosotros como padres y como familia de estos peques.

La ilusión, la carta, los nervios, la espera, los preparativos, sus ojos con esa mezcla de sueño y emoción, sus caritas al descubrir los regalos… ¡Todo es maravilloso!

Tengo que reconocer que todo esto me puede… Me dejo llevar por la ilusión.

Pero este año tengo un conflicto muy grande conmigo misma…

Este año ha sido diferente, el Pequeño ya no es un bebé, ya observa, investiga y sobre todo… Pregunta ¡Pregunta muchísimo!

Me encanta la magia que se crea en estos días, pero a la vez me siento mal porque sé que le estoy mintiendo, sé que me tengo que inventar algunas historias para que esta magia siga y no, reconozco que no me gusta hacerlo…

Va un poco en contra de mis principios a la hora de criar y educar…

No se miente a los niños.

Pues sí, le estoy mintiendo, por una casusa mágica, pero al final no deja de ser una mentira.

Me gusta disfrutar de esa magia, así que sí, he decido seguir adelante con la mentira (por lo menos este año… El próximo, ya os contaré…)

El Peque ha disfrutado mucho con el descubrimiento de los regalos de Papá Noel, pero nos ha pillado en algunos momentos como… ¿Por qué a la Tata no le gusta su regalo y la Abuela lo tiene que cambiar? O Si yo no he pedido este regalo… ¿Por qué me lo ha traído Santa? ¿Por qué en Madrid no hay regalos para papá y mamá?

Me encantaría decirle, tranquilo cariño todos tus regalos te los hace esta familia tan maravillosa que tienes y que te adora, por esa razón, porque es maravillosa y porque te adora.

Bueno, esta explicación llegará… Mientras tanto, debo respetar su inocencia, su infancia y su magia, esa de la que yo también disfruté en su momento.

La conclusión que saco después de leer y leer post y artículos relacionados con este tema tan delicado…

Lo más coherente, bajo mi punto de vista, es respetar, respetar tanto las decisiones de los progenitores como el momento y el desarrollo de los más peques, ya que, al fin y al cabo, ellos son los protagonistas de esta historia.

Respetarles hasta que sus preguntas ya no tengan más mentiras que contestar, supongo que unos llegarán antes, otros después, pero no alargar más de lo necesario.

Y no solo hablo de respeto en cuanto a las creencias y la magia, también hablo de respeto en cuanto a los regalos que van a recibir los niños y las niñas.

Si de verdad queremos que siga existiendo esa magia, debemos ser coherentes y conscientes de que no van a ser más felices por más regalos que reciban, no es necesario que reciban montones y montones de juguetes, ya que todos sabemos que no jugarán con ellos y acabarán dentro de un armario.

Ya he escrito varios post a lo largo de esta Navidad sobre regalos, no voy a extenderme más, pero sí quiero insistir en la importancia de no sobre regalar a los más pequeños.

Son momentos bonitos y familiares para disfrutar, es una oportunidad para hacer realidad esa magia, no para saturar o colmar de regalos innecesarios a nadie.

Y este es mi conflicto… Me siento un poco incomprendida, me siento un poco extraña, con sentimientos encontrados.

Por ahora voy a disfrutar de la cabalgata, de la cena de Reyes, de la preparación de la comida para los Magos y sus camellos, de la colocación de regalos, de la noche de nervios y de la mañana más mágica del año.

Y vosotros en casa ¿Creéis en la magia o preferís la verdad?

Sé que llegará el día en el que todo esto se acabará…

¡Nos vemos en redes y me contáis como lo gestionáis vosotros y como lo lleváis como papis y mamis!

Mami Me Mima blog en Facebook y @mamimemimablog en Instagram

Y recordar que me podéis mandar todas vuestras consultas a blogmamimemima@gmail.com

¡Muchas Gracias Familias! Y ¡Feliz Crianza! Y también… ¡Feliz Noche de Reyes!

Anuncio publicitario

Cantamos un Cuento

“Los libros son espejos: sólo se ve en ellos lo que uno lleva dentro”

Carlos Ruiz Zafón

Como ya os adelante en redes sociales hace unos días os voy a contar una preciosa experiencia que me dieron la oportunidad de realizar en mi querida Casa Grande.

Los papás que quieran pueden realizar una actividad en  Casa Grande dirigida al resto de papis y peques. Se trata de Papá, mamá cuéntame un cuento. Y como bien indica el nombre, se trata de contar o cantar un cuento previamente preparado y ensayado con los profesionales que allí trabajan.

Pues esta semana me ha tocado a mí y con nervios y mucho mucho cariño preparamos un cuento precioso, El pirata valiente de Ricardo Alcántara & Gusti, de la editorial Kalandraka.

Es un precioso cuento escrito en verso, así que lo primero que hicimos fue adaptar la letra a la guitarra de Jose. Entre la creatividad de Elena y los instrumentos de Jose hicimos una nueva versión cantada de este cuento incluyendo un estribillo pegadizo.

Cuando teníamos ocasión ensayábamos juntos y cada vez con más ritmo, el cuento empezaba a coger forma y alegría, además coincidíamos todos que en casa no parábamos de cantar el estribillo pegadizo.

Después de algo más de una semana de ensayo llegó el gran día. Llegué con el Pequeño Caballero a Casa Grande esa tarde y para mi sorpresa… ¡estaba llena de papis y peques! Incluso llegaron a poner el cartel de “Aforo completo”. Yo no podía esconder mi nerviosismo, pero ahí estaban algunos papis incondicionales y otros papis amigos para darme un poco de tranquilidad.

No podían faltar al evento mi pequeña Vampirina ¿Os acordáis de ella no? Con su mami, además de algunos papis de la escuela donde trabajo, además de los papis con los que habitualmente estamos en Casa Grande, a todos os tengo que agradecer vuestras sonrisas y vuestros aplausos.

Pues todo nuestro ensayo y esfuerzo dio sus frutos ¡y que frutos! ¡Qué acogida más buena y más bonita! Retiraron un sofá grande para crear un pequeño escenario y Jose trajo una guitarra eléctrica, increíble la cara de todos, y la mía claro.

Fue muy emocionante ver a tanta gente y de repente todos los nervios se fueron, gracias por supuesto al apoyo incondicional de Elena y Jose que no pararon de transmitirme su tranquilidad y serenidad.

Y así, después de cantar a Ion, la mascota de Casa Grande y al cual todos los niños adoran, empezó nuestra actuación.

Un poquito de improvisación, para contar a todos cuál era el cuento y qué debíamos hacer para ser unos buenos piratas, así repartí pañuelos para los peques para que pudieran entrar en materia de pirata y después de dejar volar nuestra imaginación cantamos el cuento que tanto habíamos ensayado. Al principio me colé al empezar a cantar, entré antes de tiempo, pero esa risa sirvió para disipar los pocos nervios que todavía rondaban, y de verdad, fue maravilloso ver la acogida que tuvo la canción y el esfuerzo, así que al terminar de cantar, levantamos a los niños y seguimos cantando y bailando como piratas con los pañuelos en la cabeza.

El aplauso fue muy conmovedor, pero las caras de fascinación de los más pequeños fue lo que me llenó de alegría por completo.

Había sido un día muy duro en el trabajo, pero este momento mereció la pena. Me hizo recordar por qué me dedico a los más pequeños, por qué adoro mi profesión y la razón de seguir luchando día a día por mis sueños, por lo que realmente quiero, que es precisamente esto, seguir disfrutando de los más pequeños, ayudarles a crecer y a ser felices.

Aquí os dejo la adaptación que hicimos de los versos del cuento para poder cantarlo, aunque a partir de ¡Juanito, baja a merendar! Fue narrado en vez de cantado.

Pirata ta

Pirata ta

Pirata tatata

El pirata Juanito es tan feroz

Que nadie le levanta la voz

Cuándo él se hace a la mar

Los otros comienzan a temblar

Pirata ta

Pirata ta

Pirata tatata

A bordo de su enrome bergantín

Salta olas como un delfín

Con su espada de oro macizo

Pincha como un erizo

Pirata ta

Pirata ta

Pirata tatata

Allá van él y su loro

En busca de un gran tesoro

Mira con su catalejo

Y un barco enemigo ve a lo lejos

Pirata ta

Pirata ta

Pirata tatata

Como no le falta valor

Sube rápido al palo mayor

Pero entonces oye una voz:

¡juanito, baja a merendar! Le dice su madre.

En un periquete se quita el parche del ojo,

La pata de palo y el pañuelo rojo

Y, rápido como el viento,

Baja la escalera muy contento

Pues Juanito sabe

Que un pirata es más valiente

Con la barriga llena

De chocolate caliente.

Pirata ta

Pirata ta

Pirata tatata

Como podéis ver, es una sencilla adaptación muy fácil y divertida para cantar a los más peques y disfrazaros juntos.

Tengo que agradecer a las dos Elenas y a Jose toda la ayuda que me ofrecieron para que el cuento y la pequeña actuación salieran tan bien. Además de la preciosa acogida por parte de los papis pero sobre todo de los niños claro. El Pequeño Caballero no para de cantar en casa Pirata ta con su manita puesta en el ojo a modo de parche.

Muchas gracias Casa Grande por haberme devuelto la ilusión, sois muy grandes y muy especiales, creo que hablo en nombre de todos los que allí vamos, gracias por hacernos sentir como en Casa.

En Redes Sociales os dejo fotos y un video de la actuación y del proceso creativo también. Podéis verlo en la página de Facebook mamimemimablog y en Instagram @mamimemimablog

Muchas gracias a todos, espero que os guste y lo disfrutéis tanto como yo.