Inteligencia Corporal y Naturalista

“Cada ser humano tiene una combinación única de inteligencia. Éste es el desafío educativo fundamental”

Howard Gardner

Os traigo un nuevo post sobre las Inteligencias Múltiples, sobre la teoría de Howard Gardner, hoy os quiero hablar sobre la Inteligencia Corporal-cinestésica y la Inteligencia Naturalista.

Dos tipos de inteligencia que los niños tienen muy desarrolladas en su primera infancia, y que nosotros podemos seguir potenciando y alimentando a lo largo de los años.

La Inteligencia Corporal- cinestésica, se refiere a la habilidad para usar el propio cuerpo para expresar sentimientos e ideas y sus particularidades de coordinación, equilibrio, destreza, fuerza, flexibilidad y velocidad. En la infancia, el desarrollo de este tipo de inteligencia sigue un desarrollo definido que llega incluso a la utilización de herramientas.

Por su parte, la Inteligencia Naturalista se refiere a, la capacidad de reconocer y clasificar las especies y de cuidarlos e interactuar con ellos. La principal operación que realizamos desde este tipo de inteligencia es el reconocimiento de la existencia de otras especies.

Todos los niños y niñas tienen como necesidad básica el movimiento, por eso el desarrollo y la coordinación de este tipo de Inteligencia es tan importante en los primeros años y nosotros, como adultos, debemos en todo momento satisfacerla.

Es una de las Inteligencias que más podemos desarrollar en estos primeros años, ya que los peques siempre están predispuestos a ella, dispuestos a moverse, a refinar esos movimientos y a aprender nuevos.

En cuanto a la Inteligencia Naturalista, podemos fomentarla desde que muy pequeños, haciendo excursiones y salidas al campo, al mar o la montaña. Rodearnos de naturaleza es rodearnos de vida.

Siempre con nuestra observación hacia nuestros peques, podemos saber cuales son sus necesidades y así poder cubrirlas.

Si sabemos y conocemos en qué momento de su desarrollo está, podemos cubrir esas necesidades de movimiento libre, si además conocemos sus intereses, podemos proponer actividades lúdicas que fomenten ese amor por lo que les interesa.

Siempre nosotros como observadores, como adultos conscientes que preparan el terreno para que los peques se desarrollen plenamente.

Vamos a profundizar un poquito más en estas Inteligencias…

INTELIGENCIA CORPORAL-CINESTÉSICA: Incluye la capacidad de unir el cuerpo y la mente para lograr el perfeccionamiento del desempeño físico. Comienza por el control de los movimientos automáticos y voluntarios, y avanza hacia el empleo del cuerpo de manera altamente diferenciada y competente.

La inteligencia corporal-cinestésica implica:

  • Habilidad que involucra al cuerpo para resolver problemas
  • Habilidad para manipular objetos para producir o transformar cosas
  • Gran desarrollo de motricidad fina y gruesa

Este tipo de inteligencia sienta las bases del conocimiento, ya que experimentamos las diferentes situaciones de la vida promedio de las experiencias sensoriomotoras, las actividades físicas mantienen la atención del alumno en el aula y ayudan a la memorización en el aprendizaje por medio del sistema corporal neuromuscular.

La inteligencia cinético-corporal, por tanto, supone la habilidad de utilizar el cuerpo para crear objetos, expresarse tanto a nivel intelectual como emocional, así como la capacidad para dominar los movimientos, el equilibrio, la flexibilidad y la coordinación motora.

A los niños con alta inteligencia corporal-cinestésica les encanta correr, saltar, bailar o practicar deportes. Son personas que necesitan tocar as cosas, gesticular mucho al hablar, suelen moverse mucho y cuentan con una buena coordinación.

Los niños tienen la necesidad de tocar todo lo que ven porque a través de la manipulación y exportación de los objetos, ellos se relacionan con su medio y aprenden. El movimiento es su medio de expresión, de manera que cuantas más experiencias multisensoriales tengan, mayores serán sus herramientas de aprendizaje.

Por tanto, el movimiento en la primera infancia cumple un papel fundamental, ya que a través de este los niños aprenden a conocer su cuerpo, afianza su lateralidad, controla el espacio y el tiempo, descubre sus habilidades y las ajusta a distintas situaciones.

Dominar los movimientos del cuerpo hace que los niños sean más hábiles para comunicarse, que puedan desenvolverse mejor en distintas situaciones ya que su cuerpo y mente se encuentran en perfecta sintonía o que tengan la capacidad para desarrollar profesiones que requieran una perfecta destreza manual como cirujanos, artesano o maquinistas.

INTELIGENCIA NATURALISTA: Se refiere a la competencia para reconocer la flora y fauna, para establecer distinciones transcendentes en el mundo natural y para utilizar productivamente sus habilidades para la identificación a los miembros de un grupo o especie y percibir las relaciones que existen entre varias especies.

Implica:

  • Habilidad para reconocer patrones en la naturaleza, discrimina entre todos los seres vivientes, para clasificar objetos, para encontrar relaciones en los ecosistemas
  • Sensibilidad a los hechos de la naturaleza

La interacción con el medio físico permite desarrollar un sentido de causa-efecto y reconocer los modelos predecibles de interacción y comportamiento, como, por ejemplo, los cambios climáticos que se producen a través de las estaciones del año y su influencia sobre las plantas y animales. Por medio de las habilidades perceptuales naturalistas, se comparan datos, se clasifican características, se extraen significados y se formulan y ponen a prueba hipótesis.

Los niños ponen de manifiesto esta inteligencia de diversas maneras. Algunos se proponen descubrir de qué manera funcionan las cosas, a otros les crea curiosidad los procesos de crecimiento, algunos examinan ámbitos naturales o les gusta clasificar objetos e identificar patrones.

Las actividades naturalistas convierten el aprendizaje del aula o en casa, en un proceso de investigación. Muchas de las estrategias se fundan en el porqué de las cosas, pudiéndose formular para distintos temas y estimula a los alumnos para construir sus propios significados.

Una vez que comiencen a formular sus propias teorías acerca de las causas que hacen que los objetos sean lo que son, podrán comprar sus ideas con las de sus compañeros. Mediante estas investigaciones, los niños y niñas acceden al conocimiento general del mundo, a los principios que rigen su funcionamiento y a marcos y estructuras que les permiten comprenderlo.

La inteligencia naturalista es, en definitiva, la que se refiere a la habilidad para entender el mundo natural, quienes poseen esta habilidad son observadores y apasionados de la exploración y experimentación del entorno natural.

Es muy importante que desde pequeños se refuercen los lazos de amor por las naturales y aunque así tendremos futuros defensores de nuestro medio ambiente y no depredadores.

¡Espero que os haya resultado interesante y que podáis fomentar estas Inteligencias con actividades en casa!

La próxima semana os escribiré otro post con las últimas Inteligencias de esta teoría.

Recuerda que nos vemos en las redes, donde hay muchos cambios que espero que os gusten, en Facebook Educar con Emoción y Amor y en Instagram @educar.conemociónyamor

Y siempre para vuestras consultas en blogmamimemima@gmail.com y también en educar.conemocionyamor@gmail.com

¡Gracias Familias! Y ¡Feliz Crianza!

Anuncio publicitario